Riads en Marrakech

Jueves, 1 Noviembre 2012

Cuando decidimos que nuestro próximo viaje sería a Marruecos nos surgieron muchas preguntas. ¿Cuántos días íbamos a estar? ¿Qué ruta íbamos a seguir? ¿Dónde nos íbamos a alojar?

En este post os vamos a explicar la decisión de escoger un Riad, en cual nos alojamos nosotros y por qué os recomendamos este tipo de estancia. En Marruecos tienes básicamente dos clases de alojamiento: hoteles y riads.

No hace falta buscar mucho para saber que  aquel hotel de 5 * que siempre habías soñado está al alcance de tu bolsillo en Marrakech. Y es que fuera de las murallas de la Medina encuentras complejos hoteleros de gran lujo, auténticos palacios  con grandes piscinas. 

 

Bañera Riad Laora - Marrakech
Bañera casi "piscina" en el Riad

Lo que nos pasó a nosotros fue que nos planteamos por qué queríamos ir a Marruecos, qué esperábamos del país y cómo queríamos vivir aquellos días. Cuando lees blogs de otros viajeros ves que casi todos recomiendan alojarse en riads, así que indagamos un poco más sobre ellos.

Un riad es una casa grande habilitada que se encuentra dentro de la Medina. Todas ellas tienen un patio interior muy bien cuidado alrededor del cual están las habitaciones (aproximadamente entre 5 y 10 habitaciones). Las ventajas de estar dentro de la Medina es que llegas caminando a cualquier sitio de la ciudad sin tener que depender de coger un taxi (el precio de un taxi nunca sabes cuánto te va a costar porque tendrás que regatear el precio). Además, palpar la sensación de dormir dentro de las murallas no tiene precio. La Medina es un lugar ajetreado, con mucho ruido en las calles debido a las motos y a las personas pero una vez entras dentro del Riad no se escucha absolutamente nada. Notar ese contraste y sentir que entras a TU casa no tiene precio. Y precisamente era eso lo que queríamos: conocer las casas de la Medina por dentro, sentir la cultura de Marrakech y su ambiente.

 

Desayuno Riad Laora - Marrakech
Té de bienvenida en el Riad Laora

Nuestra elección fue el Riad Laora. Vamos a ser sinceros: es el sitio más espectacular que hemos estado nunca. Durante nuestros 6 días estuvimos solos en el Riad a excepción de una noche que había otra habitación ocupada. A la hora de reservar escogimos una habitación de las normalitas pero como éramos los únicos nos pusieron en la mejor suite que tenían al mismo precio. El riad es espectacular, está cuidado el más mínimo detalle y los dueños te hacen sentir como en tu propia casa. Nunca había visto una bañera de 3 m de largo por 1.5 metros de ancho… lo que costaba llenarla!! Teníamos además una chimenea en la habitación y sofás para tomar el té. El personal muy atento y siempre con una sonrisa, los desayunos recién preparados por Meryam (tortitas, creps, mermeladas, té, café, panecillos, huevos…). Una piscinita en el patio que atacábamos después del calor sofocante de las calles y un silencio tan mágico que daba miedo romper. La habitación nos costó 40€ por noche, mucho más barata que los hoteles alejados de la ciudad y desde luego con una atención personalizada difícilmente superable.

Sin duda alguna os recomendamos este riad o cualquier otro que creáis que pueda estar bien. Pero sobretodo, la experiencia de integración en la Medina hay que vivirla

Pais o ciudad: