Excursión a las cascadas de Ouzoud

Viernes, 8 Febrero 2013

En nuestro viaje a Marrakech nos dimos cuenta que, con tanto calor, necesitábamos agua y más agua. Una de las excursiones desde Marrakech recomendadas son las Cascadas de Ouzoud y sabiendo que lo que nos esperaba iba a ser precioso, no nos lo pensamos. La otra excursión desde Marrakech que contratamos fue la excursión de Essaouira. Habíamos mirado la posibilidad de ir a las cascadas de Ouzoud alquilando un coche pero no nos salía a cuenta ni por precio ni por tiempo (queríamos aprovechar bien el día). Al final nos decidimos por contratar la excursión a las cascadas de Ouzoud con una agencia. 

 

En nuestro viaje de 2012, casi que la única opción de comprar las excursiones era una vez en Marruecos. Hicimos la compra de las cascadas de Ouzoud directamente en Marrakech con una de las tantas agencias que te acosan en todo momento por la ciudad. Si decidís contratar la excursión una vez en Marruecos, pagaréis un precio u otro dependiendo de lo bien que se os dé regatear. En 2012 conseguimos la excursión por 350 dirhams los dos. Muchos nos habéis escrito diciendo que los precios en 2017 han subido y que ahora sale ya más caro.

 

Hoy en día, una buena opción es reservar por Internet, sobre todo si no te gusta regatear o quieres asegurarte un día para la excursión. Esta excursión tiene unas valoraciones excelentes. La web es totalmente de fiar y os llevarán hasta allí con un guía que habla español:

 

 

El día en las cascadas de Ouzoud fue espectacular. Disfrutamos un montón aquel día y sin duda fue el mejor día de nuestro viaje a Marruecos. ¡Es por esto que os recomendamos mucho la excursión!

 

Niño en las cascadas de Ouzoud - Marruecos

Niño en el camino a las cascadas de Ouzoud

 

Salimos de Marrakech a las 8 h y tras 3 horas de camino llegamos a las cascadas de Ouzoud. El trayecto es una larga recta por una carretera bien asfaltada y el camino sirve para ver cómo se vive en las zonas más rurales y para contemplar el paisaje desértico de Marruecos. Una de las cosas que más nos sorprendió fue ver como la gente se desplazaba por aquella carretera en burros, burros cansados, viejecitos y famélicos, a 48ºC y a sabiendas que tardarían horas en llegar al próximo pueblo. Una de las imágenes que tenemos grabadas fue la de un niño que vimos en un burro que, después de cruzarnos con él en el autoubus, nosotros aun tardamos 1h en llegar al pueblo más cercano… el pobre burro que caminaba a la misma velocidad que una persona no sabemos cuánto tardaría en llegar.

 

Por fin llegamos a las cascadas de Ouzoud, nos bajamos del autobús y cual fue nuestra sorpresa al mirar hacia nuestro alrededor y no ver ni rastro de las cascadas, ni siquiera escucharlas… Y es que ya nos habíamos dado cuenta anteriormente que muchos marroquís nos ven como un billete andante antes de como gente que va a disfrutar de su cultura y su país. Sabemos que no todos, pero en Marrakech sufrimos bastante acoso. Esta vez lo que sucedió fue que al bajarnos del autobús apareció un hombre diciendo que sería nuestro guía durante el día, que solo nos costaría 3€ por persona y que nos lo pasaríamos muy bien porque nosotros no conocemos la montaña ni las zonas y él sí. Bueno la cuestión es que el hombre nos cayó bastante bien así que accedimos a pasar el día con él y que nos enseñara las cascadas de Ouzoud. Solo una pareja decidió hacerlo por su cuenta y no le sentó nada bien. 

 

 

Henar & Aitor en las cascadas de Ouzoud - Marruecos

Henar y Aitor en  las cascadas de Ouzoud

 

La verdad que el día estuvo de lo más entretenido. En vez de bajar directamente a las cascadas de Ouzoud a bañarnos, el guía nos hizo una ruta por los caminos de las montañas (unas 3 horas de caminata) y pudimos ver las cascadas de Ouzoud desde diferentes puntos de vista. Cada vista parecía más bonita que la anterior y estuvimos contentos de poder ver aquella naturaleza, que sin duda no habríamos visto si nos hubiésemos separado del grupo.

 

Decidimos bañarnos en un sitio tranquilo donde había un par de “chiringuitos”, no penséis en los chiringuitos de aquí… simplemente una especie de cueva donde te ofrecían bebidas y alguna substancia ilegal y 4 mesas de plástico. Aprovechamos para destacar el hecho de que en Marruecos a pesar de estar prohibido el alcohol y las drogas, era un ofrecimiento continuo de lo que quisieras adquirir, cosa que personalmente nos molesta bastante.

 

 

Cascadas de Ouzoud desde lo alto - Marruecos

 

Vistas desde el otro lado de las cascadas de Ouzoud - Marruecos

Diversas vistas a las cascadas de Ouzoud

 

Los baños en aquel lugar estuvieron muy bien, el agua estaba helada y habían pequeñas  cascadas (no tan grandes como la principal) donde podíamos bañarnos sin tantas corrientes y sobre todo sin tanta gente. Los más atrevidos como Aitor decidieron tirarse desde un salto de agua…

 

Por el camino, nos hizo mucha ilusión poder ver a los monos por los árboles y en busca de comida ansiosamente. Una chica se le ocurrió sacar unas galletas y toda la manada se acercó a nosotros a pedir más. Nos hicimos bastantes fotos pero al final hubo un momento de tensión cuando los monos se empezaron a pelear por la comida y empezaban a saltar chillando… su conducta empezó a ser agresiva y temiendo que se enfadaran con nosotros nos fuimos a toda prisa.

 

Pequeño mono con su madre - Marruecos

Monito junto a su madre

 

Aitor con los monos - Marruecos

Aitor junto a los monos

 

Al final llegamos a las cascadas principales y estar debajo de ellas fue algo precioso, nos impactó mucho el fuerte ruido que producían y fue un espectáculo de la naturaleza digno de recordar. Como veis en las fotografías, esta es la zona donde los marroquíes se bañan (solo los hombres). Las mujeres esperan en la sombra vestidas como siempre, demasiado tapadas para el calor que se respira, y vigilando a los niños. 

 

Bañistas en Ouzoud - Marruecos

Bañistas en Ouzoud

 

Encima de las cascadas de Ouzoud hay un restaurante donde comimos,  cada menú valía 90 Dírhams (el precio es caro para ser Marruecos), pero que en general estuvo bastante bueno. Ya sabíamos que comeríamos más caro pero un día es un día y preferimos poder descansar en la sombra.

 

En este tour conocimos a unos chicos de Valencia de nuestra edad que hicieron que el viaje fuera entretenido. Desde aquí, ¡les mandamos un saludo!

 

Por último recomendaros esta excursión sí o sí, sobre todo en verano. El sitio es de una belleza extrema, el día de lo más entretenido y los chapuzones de lo más agradecidos.

 

 

Pais o ciudad: