Monasterio de Santes Creus

Domingo, 2 Junio 2013

El Monasterio de Santes Creus, junto con el de Poblet y el de Vallbona de les Monges forman la ruta del císter. Hacía tiempo que queríamos hacer una visita a Santes Creus y la oportunidad perfecta fue una ruta del TMBCatSur que nos llevaría hasta tan importante lugar.

La visita guiada a través del monasterio no podría haber sido mejor. Fuimos unos afortunados al poder disfrutar del monasterio una vez cerrado, una visita exclusiva para 8 personas, todo un lujo. La visita nos la hizo un monje que actualmente vive allí, o eso nos dijo. No tenemos claro si realmente era monje o no, ya que en el programa del TBM ponía que sería una visita teatralizada. Él nos dijo que sí, que era monje y que vivía allí solo junto con el párroco. Fuera como fuese, sus explicaciones fueron excelentes.

 

Monasterio de Santes Creus

 

Santes Creus fue fundado en 1150 y hasta el 1835 hubo vida monástica sin interrupción. En la época de mayor esplendor vivieron hasta 200 monjes. En 1921 fue declarado Monumento Nacional y actualmente está gestionado por la Generalitat de Catalunya.

 

Cúpula Santes Creus

 

La visita empezó a través del claustro principal, lleno de simbolismos al bien y al mal, a la nobleza y a la realeza. Un patio muy estético y tranquilo en el que se respira paz y armonía. En el claustro, además, se encuentran numerosas tumbas de familias catalanas que contribuyeron económicamente en la construcción del monasterio.

 

Claustro Santes Creus

 

Fuente cisterciense

 

A través de un ala del claustro se llega hasta la Sala Capitular, donde los monjes se reunían con el abad para tratar temas de importancia. No olvidemos que los monjes de Santes Creus tenían voto de silencio y en estas reuniones eran de las pocas ocasiones donde podían romperlo.

En la primera planta, se encuentran los dormitorios. Los dormitorios son una nave única compartida para todos los monjes. Al principio dormían sin separación, encima de la paja. Con el paso de los años se dieron cuenta que dormir en esas condiciones era una fuente de enfermedades y decidieron hacer divisiones para formar pequeñas habitaciones.

Dentro del monasterio se haya también la iglesia, de 71 metros de largo. La iglesia tiene acceso directo al cementerio. Los cistercienses eran muy prácticos y esta era la forma más rápida de enterrar a los miembros de la orden. En la iglesia, están enterrados diferentes monarcas: Pedro el Grande, Jaime II y su esposa Blanca de Anjou. En 2010 la tumba de Pedro el Grande fue abierta para que el Museo de Historia de Cataluña estudiase su cuerpo. Como curiosidad nos explicaron que el monarca fue enterrado sin pies porque era demasiado largo para entrar en la tumba.

 

Tumba de Pedro el Grande

 

Santes Creus tiene además otro claustro. El monasterio inicial se quedó pequeño para albergar a tantos monjes y la solución fue ampliarlo utilizando la misma construcción de todo monasterio cisterciense: claustro rodeado de dependencias. Así pues, este claustro también llamado “claustro de la enfermería” es más austero que el claustro principal.

 

Patio secundario Santes Creus

 

Por último solo nos queda explicaros el estilo de vida de los monjes cistercienses: rezan 8 veces al día, cuando cae el sol se van a dormir y a las 5 de la mañana ya están en pie para realizar el primer rezo. Además, para aguantar el frío beben aproximadamente 1 litro de vino al día que ellos mismos elaboran. Se dedican a labrar la tierra y se alimentan a través de sus cultivos. Además, tienen voto de silencio y solo lo pueden romper para tratar temas importantes. Actualmente algunos de ellos son docentes, pueden salir del monasterio sin problemas pero se pide que siempre pasen la noche dentro del monasterio.

Hasta aquí la crónica de esta visita. El monasterio es increíble, así que vale la pena acercarse para ver este precioso lugar. Os recomendamos la visita guiada para saber más sobre la escultura, tumbas y aposentos del monasterio.