Alojamientos en Uzbekistan

Domingo, 20 Julio 2014

Cuando planeamos nuestro viaje a Uzbekistan nos dimos cuenta que había dos factores importantes a tener en cuenta: el transporte y el alojamiento. En anteriores posts ya os explicamos el transporte público del país y la ruta más típica. Hoy nos vamos a centrar en el alojamiento.


Uzbekistan es un país donde se puede viajar sin reserva previa perfectamente aunque cada vez más se estila viajar con todo reservado. De hecho, todos los turistas con quienes entablamos conversación habían reservado antes del viaje todo el alojamiento. Nosotros reservamos las dos primeras noches en Tashkent y el hostel de Khiva. En cambio, fuimos a Bukhara y Samarcanda sin reserva y nos fue facilísimo encontrar alojamiento. 


Nuestra recomendación es que el alojamiento en Tashkent lo tengáis reservado ya que es una ciudad grande con precios europeos en los hoteles. Es como si vas a Londres sin alojamiento, claro que encontrarás pero seguramente te saldrá mejor de precio si lo reservas con antelación. En cambio, en el resto de la ruta estamos seguros que los mejores precios se encuentran presentándote en el hostel que quieres y preguntar si tienen habitación. En Samarcanda tuvimos suerte y fuimos directamente al que queríamos y tenían sitio. En Bukhara no encontramos en el primer hostel que preguntamos pero alrededor encuentras 10 hostels más así que no tardamos ni 10 minutos en encontrar un hostel de nuestro agrado.


Para cada ciudad de la ruta, os vamos a mostrar dónde estuvimos alojados y una pequeña explicación de los alojamientos de la ciudad. Añadir que el precio medio y el precio justo por una habitación doble en Uzbekistan en temporada alta es de unos $25 con desayuno incluido. Al salir del hostel os han de dar el registro de las noches que habéis pasado allí por si al salir del país os lo piden en los controles del aeropuerto.

 

Alojamiento en Tashkent


El hostel que escogimos fue el Jahongir B&B. Queríamos que todos los alojamientos de este viaje fuesen en pequeños negocios de familias uzbekas y dejar de lado los hoteles estilo europeos con buffet libre. En Tashkent, los precios de los alojamientos son muy caros y en el Jahongir B&B pactamos una habitación doble por $45 con desayuno. Relación calidad precio es de lo mejor que puedes encontrar en Tashkent. Nuestros requisitos fueron los mismos para todo el viaje: habitación doble con desayuno y baño privado en un hostel limpio, acogedor y bien situado.

 

Jahongir Bed and Breakfast en Tashkent

Foto de la fachada (solo se ve una vez dentro del recinto) - Autor: Tripadvisor


Nuestra experiencia en el Jahongir B&B no fue mala pero fue el alojamiento más flojo de todo el viaje. El desayuno no estaba mal pero en los otros alojamientos del viaje fue mucho mejor. La habitación era amplia y estaba limpia pero la primera noche unos pájaros que no os podéis imaginar cómo chillaban se metieron en la ventilación del aire y nos dejaron dormir escasas horas. Pero el principal problema era el colchón que estaba tan duro que no había diferencia entre dormir encima de él o en el suelo.


En cambio, la casa del hostel es preciosa y muy nueva. Quizá tuvimos mala suerte con estos factores que os explicamos pero al menos los colchones los tendrían que cambiar. Nuestra puntuación sería de un 6.

 

 

Alojamiento en Khiva

 

En Khiva también llevamos el alojamiento reservado porque teníamos muy claro que queríamos probar el Meros B&B. Por los foros todo el mundo hablaba muy bien de este lugar y no es para menos, la familia que lo lleva es extremadamente servicial y muy profesional. De hecho, este fue el mejor alojamiento de todo el viaje sin lugar a dudas. Jaloladdin es el dueño de este hostal familiar y su padre fue quien construyó con mucho cariño esta preciosa casa, con unos techos típicos uzbekos y cuidando el más mínimo detalle. Además, las vistas desde la terraza del Meros son unas de las mejores de la ciudad de Khiva.

 

Techo artesano del Meros Bed and Breakfast en Khiva

 


Los desayunos son enormes, de hecho, nos llenaban toda la mesa con diferentes platos a la  hora del desayuno y era casi imposible acabarse todo. Las habitaciones son sencillas pero bien cuidadas. El único fallo es que la presión del agua de la ducha es escasa pero, según nos explicaron, esto pasa en todos los alojamientos dentro de la muralla de Khiva. Un día además, tuvimos que pedir una estufa porque teníamos frío en la habitación pero nos la facilitaron sin ningún problema. El Wifi es gratis.

 

Desayuno en el Meros de Khiva

 


Nuestra estancia allí fue muy buena, bien situados y sintiéndonos como en casa. Tuvimos diferentes oportunidades para entablar conversación con los dueños y así preguntar cosas sobre el país. La cortesía de los dueños es insuperable y los niños de Jaloladdin son un encanto. Estuvimos jugando con su hija una tarde y es un auténtico terremoto. 

 

Sala de estar del Meros Bed and Breakfast en Khiva

 


Comentar también que una noche decidimos cenar en el Meros y la cena fue exquisita y abundante. Nos costó igual que comer fuera en cualquier restaurante de la ciudad pero aquí los platos eran grandes y nos hicieron platos que no podíamos probar fuera porque la elaboración era muy costosa.


El precio de las habitaciones dobles suelen estar entre $25-35 y nosotros los pagaríamos otra vez sin dudarlo. Si volvemos a Khiva, no miraremos otros hostales ya que este cumplió con todo lo que esperábamos. Nuestra puntuación para el Meros B&B es de un 9.

 

Alojamiento en Bukhara

 

Era la primera vez en nuestra vida que nos presentábamos en una ciudad sin reservar alojamiento. Sabíamos que encontraríamos pero no teníamos claro si tendríamos que buscar mucho o sería fácil. La verdad que fue facilísimo. Podríamos resumirlo diciendo que en cuanto nos vieron con la maleta, la gente se nos acercaba para ofrecernos alojamiento. Estas cosas no las ves si no estás en situación pero fue tal cual lo explicamos. Fue bajarnos del taxi al llegar a Bukhara que una mujer nos insistió en ir a ver su hostel. Fuimos a verlo pero nos pareció bastante cutre y queríamos un lugar acogedor donde sentirnos bien durante aquellos días así que le dijimos que nos íbamos a ver otros. 


Llegamos a la plaza Lyabi-Haus donde están la mayoría de los alojamientos de la ciudad y fuimos al Fatima B&B pero no tenían sitio aquel día. Así que ella llamó a otro hombre que nos enseñó su hostel que estaba a 1 minuto andando y este nos pareció muy bonito así que nos quedamos. Al final nuestra elección en Bukhara fue el Sukhrob Barzu B&B. La familia era simpática, sobretodo una de las hijas. Los desayunos buenos y en abundancia y la habitación correcta aunque olía un poco a cerrado. El cuarto de baño bien con buena presión de agua. El único defecto es que el Wifi, aunque era gratis, tenías que pedir que lo encendieran cada vez que querías usarlo y nos sentíamos pesados ya que en seguida lo apagaban. Lo mejor de este hostel es la situación pero esto no es un problema en Bukhara ya que en la misma plaza Lyabi Haus deben haber unos 10 hostels. Vamos que es facilísimo encontrar alojamiento y regatear precios. Nuestra puntación es de un 7,5 para este hostel por el tema del Wifi y porque el primer día no nos dieron la habitación con toda la limpieza que hubiéramos deseado.

 

Sukhrob Barzu en Bukhara

 

 

Alojamiento en Samarcanda


Fuimos a Samarcanda también sin reservar y nos dirigimos directos al Jahongir B&B de Samarcanda. Aunque el Jahongir de Tashkent nos decepcionó en algunos aspectos, este pintaba mejor y así fue. Tenían dos habitaciones disponibles, una muy grande que nos la daba por un precio caro y una más pequeña por $27 con desayuno y fue la que escogimos. El sitio está muy bien, con un patio muy tranquilo y buenos desayunos aunque los del Meros eran mejores. 

 

Pasillo del Jahongir en Samarkand


El dueño muy simpático y servicial y nos hizo sentirnos como en casa. Además queremos hacer mención a su hijo de 14 años que ayudaba en el hostal y con el que tuvimos una bonita relación durante nuestros días ya que nos preguntaba muchas cosas sobre nuestro país y sobre nuestros viajes. Nosotros también aprovechamos para preguntarle sobre Uzbekistan. Su inglés era muy bueno y nos explicó que quería estudiar turismo.


La situación del hostal es muy buena y al lado hay un restaurante de comida típica uzbeca donde solo hay gente local y el primer día nos dio un poco de cosa entrar porque no parecía el lugar más higiénico del mundo pero su dueño nos convenció para entrar al día siguiente y nos puso Julio Iglesias mientras cenamos… 

 

Habitacion en el Jahongir de Samarcanda

No es exactamente nuestra habitación pero es muy similar - Fotos de la web del Jahongir


Las habitaciones son correctas, el sitio limpio y muy tranquilo para descansar. El Wifi es gratis aunque hay un máximo de descarga pero no les funcionaba bien el Wifi y el contador tampoco. La puntación para el Jahongir de Samarcanda es de un 8. 


Recomendamos encarecidamnte que os alojéis en hostels regidos por familias uzbekas ya que la hospitalidad es increíble y tendréis la sensación de estar en vuestra propia casa al mismo tiempo que aprendéis de su cultura.