El barrio de Belém: el más agradable y monumental de Lisboa

Jueves, 19 Febrero 2015

Si el barrio de la Alfama es el más tradicional de Lisboa y la Baixa el más céntrico… para nosotros el barrio de Belém es el más agradable y monumental de Lisboa.

 

Barrio de Belem

 

Belém es un barrio alejado del centro de la ciudad pero muy turístico. Parada obligatoria para todo aquel que visite Lisboa. La mejor manera de llegar es cogiendo el tranvía número 15 en Cais du Sondre, enfrente de la parada de ferries. Se tardan unos 20 minutos en tranvía hasta Belém. El tranvía anuncia las paradas y en la que nos bajamos nosotros los días que fuimos fue la llamada “Monasterio de los Jerónimos”. Antes hay una llamada Belém donde mucha gente se baja pero creemos que es mucho mejor la otra ya que te acerca mucho más a los lugares de interés.


Fuimos a Belém 3 veces. Sí, con 1 hubiéramos tenido bastante pero no llevábamos el viaje del todo planeado. La primera vez fuimos sobre las 16h y el monasterio de los Jerónimos estaba a punto de cerrar por lo que decidimos no entrar y volver al día siguiente. Nos quedamos haciendo fotos por el barrio aprovechando el atardecer. Claramente Belém al atardecer gana muchísimo. La luz incide en los Jerónimos y el Monumento a los descubrimientos dándoles un color dorado precioso. Por otra parte, el Tajo recoge todos los reflejos del Sol hasta que éste se esconde. Una experiencia fabulosa. Y para acabar la tarde, nos fuimos a merendar a la pastelería más famosa de Lisboa: la de los pasteis de Belem y que más adelante os explicaremos.

 

Comete el Mundo en el monasterio de los Jeronimos

 

Exterior del Monasterio de los Jeronimos
 


Volvimos a Belém al día siguiente pero justo el Monasterio de los Jerónimos estaba cerrado (ya lo podríamos haber fijado en el letrero el día anterior….). Para los que nos estáis leyendo: ¡¡los Jerónimos está cerrado los Lunes!! Así que cambiamos los planes del día y nos fuimos a Sintra, no sin antes quejarnos de nosotros mismos diciendo que somos unos auténticos desastres.


A la tercera iba la vencida. Volvimos el último día de nuestro viaje a Belém y esta vez pudimos entrar al Monasterio de los Jerónimos. Nos habíamos acostumbrado ya a Belém, un barrio que nos parecía muy agradable. Donde pasear era fácil, donde comer bien lo era aún más.


A continuación os mostramos los lugares que nos os debéis perder cuando visitéis Belém:
 

  • El Monasterio de los Jerónimos: Espectacular. No lo esperábamos tan grande y fue un auténtico subidón bajarnos del tranvía y tener a semejante monumento delante de nosotros. La entrada a la iglesia del Monasterio es gratuita y es muy impactante. Sus columnas parecen no tener fin. Sin duda, más espectacular que la Catedral de la ciudad. Pero el gran protagonista de los Jerónimos es su claustro, de grandes dimensiones y con detalles ornamentales muy bien conservados. Vale mucho la pena también la exposición dentro del claustro donde se explica de forma muy didáctica la historia del Monasterio y de Lisboa enmarcado en la historia del Mundo. Por algo es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Claustro monasterio de los Jeronimos

 

Iglesia del monasterio de los Jeronimos

 

Detalle del claustro de los Jeronimos en Lisboa

 

Puerta lateral Iglesia de los Jeronimos

 

  • El Monumento a los Descubrimientos: enfrente de los Jerónimos está este monumento que mira al Tajo donde están tallados los personajes que tuvieron mayor importancia en los descubrimientos de Portugal. También nos sorprendieron sus dimensiones, mucho más grandes de lo que nos esperábamos.

 

Monumento de los descubridores en Lisboa
 

Detalle del Monumento de los Descubridores

 

Vistas desde la orilla del Tajo en Belem
 

  • La Torre de Belém: la torre ha tenido diferentes funciones al largo de la historia: torre de defensa, faro y prisión. Una prisión en la desembocadura del Tajo y muy fotogénica. Con un amplio jardín enfrente de ella. Se llega con un bonito paseo desde el Monumento a los Descubrimientos.

 

Torre de Belem en Lisboa

 

Torre de Belem
 

 

  • Pastelería Pasteis de Belém: los mejores pastelitos de Lisboa los hacen aquí. Los precios son muy razonables y vale la pena pasarse por esta pastelería para degustar los típicos pastelitos. A cualquier hora hay una cola enorme para comprar pastelitos. Un truco, que no todo el mundo sabe, es entrar por la puerta de al lado de la cola hacia su interior para sentarse en una mesa a comer. Las colas son separadas y es muchísimo menor si os sentáis en la mesa. Tienen varios salones enormes y unos camareros rapidísimos. Los dos días que fuimos acompañamos los pasteles con una tetera de té verde que solo costaba 1€ así que recomendamos sentarse, descansar y aprovechar para tomar algo. Los pasteles son de hojaldre y parecían de natillas con canela pero como la receta es secreta, hay que ir para probarlos.

 

Entrada pasteleria de Belem

 

Pastelitos de Belem
 

Pasteleria de los pastelitos de Belem
 

 

Y para que el día os salga redondo, solo tenéis que buscar un buen sitio para comer. Nos recomendaron coger la calle donde está la típica pastelería para buscar un sitio para comer ya que allí hay restaurantes más pequeños y locales a precios razonables. Encontramos uno realmente bueno, en la misma acera que la pastelería (no recordamos el nombre) pero debe de ser el segundo o tercer local del inicio de la calle. Pedimos arroz caldoso de marisco y bacalao con nata y fue el mejor sitio donde comimos de todo el viaje.

 

 

Pais o ciudad: