Ruta cátara por el Languedoc: resumen y recorrido

Domingo, 26 Abril 2015

Recién llegados de Francia, os explicamos en este post la ruta de los cátaros que hemos hecho por el Languedoc. En total hemos estado 4 días, saliendo en coche desde Barcelona. En los siguientes artículos os iremos mostrando el detalle de todos los sitios que hemos visitado. La intención es mostraros ahora unas pinceladas de cómo hemos dividido los días de ruta.

 


Día 1: Abadía Fontfroide, Lagrasse y llegada a Carcassone


Salimos a primera hora de Barcelona en coche. Nuestra primera parada sería la abadía Fontfroide, ya en Francia. La abadía se encuentra fácilmente ya que sale anunciada en la carretera. De todas formas, nosotros siempre vamos con GPS. La abadía no está mal. Es un lugar tranquilo para descansar que pilla camino de Carcassone por lo que la visita es recomendable. 

 

Abadia de Fontfroide

 

Claustro de la Abadia de Fontfroide
 


Al salir de la abadía, nos dirigimos hacia Lagrasse, un pequeño pueblo (bastante turístico) que también tiene una abadía. Al llegar a Lagrasse, lo primero que hicimos fue ir a comer. Llegamos a las 13:30h y fuimos la última mesa a la que cogieron para comer. El resto de españoles que llegaban les decían que ya estaban cerrados. Los horarios en Francia de los restaurantes suelen ser de 12 a 14h. Después de comer, salimos a visitar el pequeño pueblo. Con casas empedradas, un bonito río y su abadía. La abadía nos pareció un poco floja. Solo se podía visitar una parte (que no incluía el claustro ni la iglesia) porque en la otra parte viven los monjes. La parte visitable está toda vacía. Lagrasse la consideramos prescindible si se tiene poco tiempo.

 

Abadia de Lagrasse
 

Rio de Lagrasse
 


Por la tarde, llegamos a Carcassone. Nuestro hotel, dejaba mucho que desear… pero al menos teníamos parking gratis. Decidimos ir a ver la ciudadela de Carcassone y nos encantó. La doble muralla es increíblemente grande… pero Carcassone os lo explicaremos en otro post.

 

Carcassone de noche
 

 

Día 2: Carcassone y los castillos de Lastours


Como el día anterior nos habíamos encontrado Carcassone lleno de turistas, decidimos que este día madrugaríamos para recorrer la ciudad tranquilos. A las 8 de la mañana ya estábamos en la ciudadela y obviamente no había absolutamente nadie en las calles. La gente empezó a llegar alrededor de las 10 de la mañana por lo que tuvimos mucho tiempo en caminar por sus calles desiertas. A las 10h entramos al castillo de Carcassone, justo cuando abrían. 

 

Entre las dos murallas de Carcassone
 


Después de visitar el castillo, salimos de la ciudadela para visitar algunos lugares de la ciudad moderna de Carcassone. La catedral estaba cerrada porque algo le había pasado al cura. Pero nos dirigimos hacia la iglesia de San Vicente, preciosa, grande y donde pudimos disfrutar de un concierto de órgano completamente gratis. Una bonita experiencia.


Después de comer (y a pesar del cansancio acumulado) decidimos que pasaríamos la tarde visitando los 4 castillos cátaros de Lastours. Fue uno de los puntos fuertes del viaje. El ascenso a los castillos nos duró unas 2 horas y la bajada una media hora. Las vistas desde arriba increíbles. Disfrutamos mucho del entorno natural que nos rodeaba.

 

Castillos de Lastours
 

Henar tumbada en Lastours
 


Nos dirigimos a Toulouse, donde pasaríamos las dos siguientes noches.

 

Día 3: Toulouse y Albi


Por la mañana visitamos los lugares más importantes de Toulouse. Al ser domingo, todas las tiendas estaban cerradas y la ciudad bastante desierta. El gran descubrimiento fue el convento de los Agustinos. Su inmensidad nos dejó boquiabiertos. Además, aquel día la entrada al claustro era gratuita. 

 

Frente al Capitolio de Toulouse
 

Pont Neuf por donde fluye el Garona - Toulouse
 


Por la tarde nos dirigimos a Albi, a una hora en coche desde Toulouse. Albi fue el gran descubrimiento de este viaje. Un lugar tranquilo, romántico, bien cuidado… y espectacular. La catedral de Santa Cecilia te deja sin palabras. Por su gran magnitud, nos recordó a la Catedral de Liverpool. Dimos un paseo por sus calles, nos comimos una crêp de Nutella y entramos a la catedral y a la colegiata. En medio día, Albi está visto aunque nos hubiera gustado haber hecho noche aquí porque nos encantó en lugar.

 

Ciudad episcopal de Albi
 

Los jardines de la abadia de Albi
 

 

Día 4: Toulouse y vuelta a Barcelona


Por la mañana, recorrimos aquellos lugares de Toulouse que nos había faltado por ver: la catedral, la plaza del Capitolio y algunas iglesias cerca del río. Fue una vuelta nostálgica y de despedida ya que aquel día acababa la ruta cátara por Francia.

 

Catedral de Toulouse
 


Por la tarde, deshicimos el camino hacia Barcelona con coche. Millones de mosquitos se estamparon contra nuestro cristal y tuvimos que parar 2 veces a limpiarlo para poder ver algo.


En breve, iremos publicando en el blog el detalle de todos los lugares que hemos visitado. ¡Estamos seguros de que os gustarán!

 

 

Pais o ciudad: