Consejos para vuelos largos

Domingo, 20 Noviembre 2016

Los vuelos largos nos dan bastante pereza a todos pero es el precio a pagar para llegar a sitios preciosos. Hoy os traemos algunos consejos para sobrellevar mejor los vuelos largos y que sean así lo más agradables posible. 

 

 

Ponte ropa cómoda para volar


Para vuelos de muchas horas es esencial ir con ropa cómoda. Olvídate de los vaqueros y de prendas recias. Nosotros vamos vestidos con ropa lo más parecida a un pijama. Unos pantalones de chándal o de pilates (contra menos costuras mejor), deportivas cómodas y vestidos a capas. En algunos vuelos hace mucho frío y nos apetecerá una chaqueta cómoda, en otros hará calor y necesitaremos quedarnos en manga corta. Además os recomendamos descalzaros en el avión para mejorar la circulación.

 

Ruta vuelo largo
 

 

Escoger un buen asiento en el avión


Si va a ser un vuelo largo, es importante que escojas un buen asiento. En vuelos largos normalmente puedes escoger asiento de forma gratuita así que te recomendamos que busques o preguntes el modelo de avión para escoger el asiento que más te guste. Según el modelo puede ser que las filas laterales sean solo de 2 plazas y así, si viajas en pareja, no tendrás vecinos al lado. Si conoces el modelo de avión también podrás evitar que te den asientos cerca de los lavabos que es donde hay más ruido. 


Recuerda que si quieres estirar las piernas o eres de los que salen bastante a pasear o al lavabo, los asientos del pasillo son la mejor opción. 

 

Avion en China
 

 

Bebe agua en el avión


Aunque no tengas sed es muy importante que vayas bebiendo agua de forma periódica. Bebe cada hora si estás despierto y oblígate a despertarte de vez en cuando para beber. No bebas ni alcohol, ni gas. La falta de humedad de la cabina hace que nos deshidratemos con mucha facilidad por lo que el mejor remedio es ir bebiendo. Es uno de los trucos más usados también para evitar el jetlag. Nosotros además solemos llevar con nosotros una botella de agua vacía que la llenamos en el avión o justo antes de embarcar y vamos bebiendo de ella. En los vuelos que cogimos hacia Myanmar, siempre había al final del avión un espacio con bebidas; el zumo y el agua fueron nuestros mejores aliados.

 

Avion de Helices en Myanmar
 

 

Piensa todo lo que vas a necesitar


Antes de montarte en el avión, es importante que pienses qué vas a necesitar para tu vuelo largo y así preparar la mochila que subirás a cabina. El entretenimiento es para nosotros imprescindible por lo que siempre llevamos el portátil cargado de pelis y la música. Es cierto que en los aviones sueles tener pantalla de entretenimiento pero cada uno tiene sus gustos con las pelis y nosotros preferimos llevarnos las nuestras por si acaso. 

 

Puerta de embarque
 


Tampoco faltan nunca en la mochila de cabina los klínex (pañuelos de papel), algún medicamento básico, comida para picar (la comida del avión suele ser bastante pobre) y una botella de agua vacía para llenarla una vez dentro. 

 

Comida avion
 

 

 

Camina y haz ejercicios de estiramiento


Caminar por el avión es la mejor forma de prevenir la trombosis y mejorar la circulación. Somos muchos los que después de un vuelo acabamos con los pies y las piernas hinchados. Oblígate a caminar cada hora o cada dos horas. Al final de avión suele haber una zona donde puedes hacer estiramientos. Ves allí (no serás el único), estira piernas, espalda, cuello y estate un rato de pie. No olvides que la salud es lo primero por lo que si sufres demasiado, lo mejor será que te compres unas medias compresivas para las piernas.

 

Paseando por el aeropuerto de Barcelona

 

Buscando la puerta de embarque
 

 

Disfruta del tiempo entre escalas


Utiliza websites que te muestren el tiempo entre las escalas de tus vuelos. Nosotros evitamos hacer escalas de menos de dos horas ya que en nuestro viaje a Uzbekistan estuvimos a punto de perder el siguiente vuelo. Nunca sabes qué imprevistos puedes encontrarte por lo que es mejor ir con tiempo y alargar un poco más la duración total del viaje que no llevarte un disgusto. Piensa que las escalas son una oportunidad perfecta para caminar, estirar piernas, ir al lavabo, lavarte los dientes, lavarte la cara, peinarte… La higiene es muy importante para sentirte a gusto y fresco. Además puedes cotillear productos del país donde haces la escala o comer algo diferente. 

 

Descansando en aeropuerto haciendo escala
 

 

Distráete y disfruta de las horas dedicadas a ti


Un vuelo largo es una oportunidad preciosa para no hacer nada. Pocas veces nos podemos permitir en nuestro día a día no hacer nada… con nada nos referimos a no tener obligaciones. Aprovecha esas horas para distraerte con pelis, para escuchar música, para leer libros que tenías pendientes… o para leer la guía del destino al que te diriges. Piensa que son horas que las puedes destinar para ti mismo y disfruta de ellas.

 

A punto de coger el avion
 

 

Piensa cuándo vas a dormir en el avión


Un buen consejo que nos dieron y que siempre usamos es poner la hora del destino nada más entrar al avión. Como normalmente consultamos la hora, es mejor que nuestra mente se vaya acostumbrando a la hora de nuestro destino. Ves acostumbrándote al nuevo horario y, en la medida de lo posible, duerme cuando te tocaría dormir con tu nueva hora. Si eso no te es posible, nosotros somos partidarios de “duerme cuando puedas y contra más mejor” antes que no dormir. No te agobies, hay personas que se adaptan mejor que otras pero al final es cuestión de horas de que te acabes adaptando.

 

Descansando en el aeropuerto de Reykjavik
 

Entradas similares: