Kakku: yacimiento arqueológico de la etnia Pa-O

Miércoles, 29 Junio 2016

Una de las excursiones más típicas para hacer desde el lago Inle es la de visitar el yacimiento arqueológico de Kakku. Nosotros la teníamos en nuestro planning como imprescindible aunque hemos de decir que, después de haber estado allí, solo la recomendamos si dispones de muchos días en el país. 


Si quieres llegar a Kakku solo lo puedes hacer a través de un taxi. Nosotros salimos desde el pueblo de Nyaung Shwe (el más conocido del lago Inle) y para recorrer 75Km tardamos 3h por una carretera con bastantes curvas. Los turistas no tenemos otra opción de ir por esa carretera y recorrer los 75Km porque hemos de pasar por Taunggyi a pagar la entrada correspondiente del recinto ($3 por persona) y recoger a un guía de la etnia Pa-O (5$) que nos acompañará en el coche hasta Kakku. 

 

Henar con nuestro guia Pa-O
 

Chica Pa-O
 


Por Google Maps parece que hay una carretera más corta que en 40min te plantas en Kakku (sale desde la zona de resorts del lago) pero nos dijeron que no podíamos ir por allí porque teníamos que pasar obligatoriamente por Taunggyi. Suponemos que nadie se quiere buscar problemas llevando a turistas por el otro lado. Obviamente por esa carretera ni pagas entrada ni recoges a ningún guía.


El taxi desde Nayung Shwe nos costó 40.000 Kyats. Llegamos a Taunggyi y el taxista se bajó con nosotros para llevarnos al hall de una especie de hotel que estaba lleno de turistas haciendo los trámites oportunos. Nos asignaron a un chico Pa-O que era muy simpático y que no perdía minuto para preguntarnos sobre nuestra vida en España. Era estudiante de filología inglesa (aunque muchas veces costaba entenderle…) y cuya aspiración era poder viajar a algún otro país para enseñarle a su pueblo lo aprendido fuera de Myanmar. 

 

Hileras de estupas
 

 


Durante el camino el chico nos iba diciendo por qué plantaciones íbamos pasando: “tomatoes, ginger….” Nos iba diciendo. Veníamos ya curtidos de dos intensos días de trekking desde Kalaw hasta el lago Inle y ya podíamos distinguir las plantaciones casi solos. 


Llegamos a Kakku y entramos en el recinto de más de 2.500 estupas. Las más antiguas datan del 300 a.C aunque gran parte son reconstrucciones no tan bonitas como las originales. En la plaquita de cada estupa se puede ver quien pagó la construcción de esa estupa y su nacionalidad. Europeos, chinos, asiáticos, estadounidenses… medio mundo ha puesto una estupa en Kakku. 

 

Aitor paseando por Kakku
 

Estupas y mas estupas en Kakku
 

Fotografiando las estupas de Kakku
 


Lo más curioso es que nadie sabía de la existencia de Kakku hasta el año 1996 cuando los occidentales encontraron este yacimiento. Nos costaba mucho entender esto porque no es un complejo pequeño y la estupas tienen un tamaño considerable. Se lo decíamos al guía y nos decía que nadie sabía de su existencia. Nosotros insistíamos que siendo un lugar sagrado para los Pa-O que si no había pasado de padres a hijos al menos como leyenda que ese lugar existía pero nos decía que no. Total que en 1996 descubrieron este recinto arqueológico sagrado y se abrió al público en 2002. Es un recinto cerrado aunque nadie te pide entrada porque todos los turistas ya pasamos por Taunggyi a comprar la entrada. 

 

Reflejo en Kakku
 

Caballo como regalo ya que mira hacia la pagoda

 

Guardian de la estupa
 


Recorrimos Kakku en aproximadamente una hora. La visita se nos hizo corta por la paliza de coche que nos habíamos metido pero la verdad que en una hora lo teníamos visto. Nuestro guía nos iba enseñando algunos de los parasoles de las estupas (llamados Hti) y nos iba diciendo si eran de estilo Shan o de estilo Myanmar. Los de estilo Myanmar son los más recargadas, por contra los de estilo Shan tienen unas lineas más simples.

 

Parasol estilo Myanmar
 

Parasol estilo Shan
 


Había mucha gente visitando Kakku, tanto turistas locales como extranjeros. En la parte central del complejo, hay un pequeño lugar de culto con la representación de un buda muerto. Fue el único buda muerto que vimos durante el viaje. 

 

Budha muerto
 

Estupa pintada en Kakku
 


Cuando acabamos la visita paseamos por un mercado que hay al salir del complejo y fuimos a comer en el único restaurante para turistas que hay en Kakku. El precio de la comida era una clavada (muy caro) en comparación con otros restaurantes y la calidad bastante floja. Al ser el único restaurante pueden poner el precio que quieran... El guía comió en la cocina con el resto de guías de los turistas.

 

Estupa de una persona importante
 

Detalle de estupa gigante
 


Nos volvimos a montar en el coche y le dijimos al guía si podíamos parar en algún pueblo Pa-O. Nos dijo que sí y vimos que paró en el mismo que hemos visto en algunas fotos de otra gente que para. Era un pueblo fantasma, completamente reconstruido e incluso con guardería (sin niños…). Después de haber pasado por  muchos pueblos durante nuestros 2 días de trekking (pueblos reales…) eso nos pareció un tanto extraño y preparado para el turista. No vimos ni a una sola persona y el guía nos decía que por qué no sacábamos fotos y ya le dijimos que no había nadie en el pueblo y que estaba reconstruido. Vamos que nos parecía un escaparate. Si quizá no hubiésemos visto anteriormente ningún otro pueblo, nos habrían llamado la atención las preciosas casas de bambú y madera pero lo vimos demasiado forzado. ¿Ninguna persona? ¿Ningún animal? ¿Qué estarán dentro de sus casas? Por cualquier otro pueblo que pasamos la gente estaba en la calle hablando, trabajando la tierra, niños corriendo, animales a sus anchas… 

 

Tipicas casas de Bambu en Myanmar
 


Como vio que no nos acabó de convencer, paramos en otro pueblo más grande que estaban haciendo un partido de futbol, el evento del año al menos. Lleno de gente aclamando a sus jugadores y de repente aparecemos nosotros y todo el mundo nos empieza a mirar extrañados y a reírse (éramos los únicos turistas y el centro de atención en aquel momento). Después de un rato viendo el partido proseguimos el camino, dejamos a nuestro guía en Taunggyi y le dijimos al taxista si podía parar en un monasterio de tekka que está al norte de Nyaung Shwe para hacer una visita rápida.


El monasterio nos gustó bastante. Es un monasterio antiguo, oscuro y donde vimos a muchos monjes estudiando y escribiendo directamente en el suelo. Dimos una vuelta intentando molestar lo mínimo y a las 16h estábamos ya de regreso en Nyaung Shwe. 

 

Monasterio de Tekka cerca de Nyaung Shwe
 

Monasterio de Tekka
 

Monjes estudiando
 


Hicimos 6h de coche aquel día y teníamos la sensación de haber estado poco rato al aire libre. Al día siguiente visitaríamos con bote el lago Inle y nos daríamos cuenta que la zona de Inthein (al sur del lago) es muy parecida a Kakku y más auténtica pues no es un recinto vallado y las estupas no han sido tan reconstruidas. Lo mismo que aprendimos el día anterior sobre los parasoles de las estupas de estilo Shan y estilo Myanmar lo pudimos ver en Inthein que nos encantó y sorprendió muchísimo pues no sabíamos que el propio lago contenía esa maravilla. 

 

Pinturas y relieves en el monasterio de Tekka
 

Detalle Budhas
 

 

Pais o ciudad: