El puente de Carlos de Praga y sus leyendas

Domingo, 27 Agosto 2017

El puente de Carlos de Praga es el lugar que más nos gusta de la ciudad. El ambiente del puente de Carlos cambia mucho durante el día y la noche. Nosotros no nos cansábamos de cruzar de un lado al otro del puente para disfrutar de él. Durante el día, el ambiente es muy animado con pintores, artistas, músicos y vendedores de souvenirs. Por la noche, el puente de Carlos es puro romanticismo con los farolillos ténues y el castillo de Praga iluminado como telón de fondo. 

 

Mala Strana vista desde el puente de Carlos de Praga

 

Vista al castillo de Praga desde el Puente de Carlos

 


No te vayas a pensar que cruzar el puente es cosa de pocos minutos. El puente de Carlos es el puente medieval más largo de Europa y mide 516 metros por lo que ir y volver ya es más de 1 Km caminado. Fue ordenado construir por Carlos IV en 1316.


La historia explica que la primera piedra del puente de Carlos se puso a las 5.31h del 9 de Julio de 1357 por las supersticiones de Carlos IV. Este pidió consejo a los numerólogos de su confianza y le indicaron que ese era el momento adecuado para empezar el puente. La fecha, ordenada en año-día-mes-hora forman un número palíndromo (1 3 5 7 9 7 5 3 1), es decir, que se lee en ambas direcciones igual. Además, todas las cifras son impares.

 

 

San Juan bautista en el Puente de Carlos


El puente de Carlos de Praga cruza el río Moldava entre Stare Mesto (Ciudad Antigua) y Mala Strana (Ciudad Pequeña). Estos son los dos barrios más importantes de la ciudad que hay que visitar. Pasear por ellos es sumergirse en calles empedradas, casitas antiguas de colores, carteles de la edad medieval… Todo está cuidado hasta el más mínimo detalle.


Te recomendamos pasear por el puente de Carlos a primera hora de la mañana o por la noche para evitar la afluencia de gente. Durante el día, sobre todo en temporada alta, está abarrotado de gente y puede ser agobiante.

 

Comete el Mundo en el puente de Carlos


Durante más de 400 años el puente de Carlos de Praga fue la única vía para cruzar de un lado al otro de la ciudad. Aunque ahora el puente es peatonal, te has de imaginar que por aquí pasaba un tranvía. Si miramos aun más atrás del tiempo, el puente de Carlos fue parte del Camino Real, la procesión de coronación real. Por aquí pasaban comerciantes, se realizaban celebraciones y también era escenario de castigos que el pueblo tenía que ver.

 

Estatua de Santa Ana en Praga

 

 

Las estatuas del puente de Carlos de Praga


Si con las vistas no tuviésemos suficiente, el puente de Praga ofrece una colección de 30 esculturas al aire libre durante su recorrido a pie.


La primera estatua que se puso fue la de san Juan Nepomuceno, quien fue tirado al río por orden de Wenceslao IV. Hoy en día se dice que quien pide un deseo posando la mano izquierda en la estatua de Nepomuceno se hará realidad. Es fácil identificarla ya que siempre hay turistas a su alrededor y el lugar dónde poner la mano lo verás enseguida.

 

Juan Nemopuceno en el puente de Carlos de Praga


El puente de Carlos estuvo durante mucho tiempo sin esculturas. Las esculturas son de santos y casi todas las que hay son réplicas ya que las originales están guardadas para protegerlas del clima. Aquí tenéis un mapa de las diferentes esculturas que se pueden ver en el puente de Carlos:


Mapa esculturas puente de Carlos de Praga

 

Estatua de San Bruncvik en el puente de Carlos de Praga


Nos gustaría pedir desde aquí un turismo responsable en el puente de Carlos. Durante nuestro viaje a Praga nos hemos cansado de ver turistas encima de las estatuas haciendo el borrego. La función de las estatuas es adornar el puente y ser admiradas por todos nosotros. Comportamientos así muestran muy poco respeto y no nos extrañaría que alguno se cayese al río haciéndose un selfie.

 

Esculturas religiosas puente de Carlos de Praga

 

Estatua de San Jose en el puente de Carlos de Praga

 

Estatua del calvario en el puente de Praga

 

 

Las torres del puente de Carlos de Praga


El puente de Carlos tiene una torre a cada extremo. Ambas torres son visitables para tener una perspectiva desde arriba del puente. 

 

Torre de la ciudad vieja en el puente de Carlos de Praga

 

Llegando al puente de Carlos de Praga desde la ciudad vieja


La entrada a la torre de la Ciudad Antigua tiene un precio de 60 CZK. Los horarios son los siguientes:

 

  • Marzo: 10-18h
  • Abril y Octubre: 10-19h
  • Mayo-Sept: 10-22h
  • Nov-Febrero: 10-17h


La obra fue construida en el siglo XIV por el arquitecto del emperador Carlos IV: Peter Parler. La torre tenía una función defensiva. Como ejemplo, en 1648 los soldados suecos intentaron entrar a la Ciudad Antigua por el puente de Carlos pero, gracias a la torre, no pudieron. 

 

Torre de Mala Strana en el Puente de Carlos de Praga

 

Vista del puente de Carlos desde Mala Strana


Al otro lado del puente de Carlos está la torre de Mala Strana. La entrada cuesta 50 CZK y está abierta de 10 a 18h. Esta torre fue construida a mediados del siglo XV y se enlaza a través de un arco con la torre de Judith del siglo XII. Anterior al puente de Carlos estaba el puente de Judith para atravesar la ciudad pero una inundación acabó con él. Solo se conserva la torre de Judith de aquella época.

 

Escultura Carlos IV en Praga

 

Pais o ciudad: