Zaanse Schans: el pueblo de los molinos cerca de Amsterdam

Lunes, 19 Noviembre 2012

Zaanse Schans es una excursión de medio día perfecta para hacer desde Amsterdam. Como ya explicamos en el post Amsterdam en febrero, nuestros días por los Países Bajos estuvieron cubiertos de nieve pero eso no fue problema para que hiciésemos todas las visitas que teníamos en mente.

Llegamos a los Zaanse Schans en tren desde Ámsterdam. El trayecto dura 20 minutos y la parada en la que debes bajarte es Koog-Zaandijk (4 paradas desde Amsterdam).

Al llegar a la estación es un paseo de 10 minutos hasta llegar a la orilla del río donde están los molinos. No hay pérdida ya que está bien indicado y además hay una máquina expendedora de mapas gratuitos al salir de la estación.

La estampa con la que nos encontramos al llegar a los molinos fue única: todo el río completamente helado haciendo un estilo “trencadís de Gaudí”. Los patos andaban por el hielo buscando agua y nosotros para no ser menos también nos atrevimos a ponernos encima del río congelado.

 

Sobre el hielo del río en Zaanse Schans

Los patos y nosotros encima del río helado

 

Zaanse Schans congelado

Hielo "estilo trencadís"

Zaanse Schans es un pueblecito en el que todavía se conservan los molinos típicos de Holanda. Muchos de ellos tienen más de 200 años. 

Hay algunos molinos que se pueden visitar por dentro pagando una pequeña entrada. Dentro te hacen una pequeña muestra de artesanía. Nosotros no entramos a ninguno, hicimos el recorrido alrededor de ellos por la orilla y después fuimos a visitar la zona de casitas muy bien conservada del pueblo.

 

Puentecito en Zaanse Schans

Casitas en los Zaanse Schans

Al ser febrero estábamos casi solos por la zona así que jugamos un rato con la nieve, nos dedicamos a pasar por los riachuelos a través del hielo en vez de por los puentes y hicimos muchas fotos!! Imaginaos el frío al sacar la mano del guante de esquiar para apretar el objetivo de la cámara… los dedos se quedaban congelados en cuestión de segundos. 

Cuando llegamos a la casa de los zuecos de la fotografía y a las casitas del pueblo empezamos a sentir que éramos los protagonistas de las típicas películas de Navidad de las tardes de domingo. Y es que con la nieve y esos gorros parecíamos que estuviésemos en Laponia en busca de Papá Noel.

 

Zuecos en Zaanse Schans

Zuecos en los Zaanse Schans

Los Zaanse Schans fueron de los lugares que más nos gustaron del viaje. Sin duda alguna recomendamos esta escapada desde Amsterdam para ver un paisaje diferente a la ciudad. La imagen de los molinos a lo lejos ya te deja fascinado y el paseo a su alrededor es precioso. Las casas son muy cucas y están muy bien conservadas, cuidando hasta el último detalle. 

 

Molinos Zaanse Schans

Molinos en Zaanse Schans

No os lo penséis!! Es un lugar para recordar siempre :)