Londres: nuestro primer viaje

“Aquel viaje que no ha dejado una huella en tu corazón, jamás fue un viaje”. Y Londres tiene una huella importante en nuestro corazón por ser el primer viaje que hicimos juntos. 

Teníamos 20 años por aquel entonces y no habíamos viajado nunca solos. Esta era la primera vez que decidíamos a dónde ir, qué ver, dónde alojarnos y cómo disfrutarlo. ¿Por qué Londres? Por varios motivos.

Para empezar Londres es un destino barato desde Barcelona. Encuentras vuelos y alojamientos bastante bien de precio y como os podéis imaginar (estudiantes sin trabajo que éramos) nuestros humildes ahorros no daban para mucho. ¡¡Sorpresa cuando llegamos allí y por comer un plato combinado ya nos dejamos un riñón!! Pensamos… bueno, estamos pagando la novatada de no haber viajado nunca… Y en parte era verdad. Londres es un sitio extremadamente caro para comer (y no comida de calidad). Decidimos que a partir de entonces compraríamos bocadillos en el supermercado y que por unos días alimentándonos un poco mal no pasaría nada. Después descubrimos que los puestos callejeros de Fish&Chips tenían precios asequibles y que estaban realmente ricos. Así que sumamos este plato inglés a nuestra dieta, aunque eso implicase comer de pie. ¡Qué poco paramos a descansar en Londres, casi ni para comer!

 

Houses of Parliament y Big Ben

Houses of Parliament y Big Ben

Otro motivo por el cual escogimos Londres fue porque Londres está muy abierto al turismo. Sabíamos que allí no tendríamos problemas de idiomas al hablar los dos el inglés, que los sitios estarían bien indicados y que sería un sitio fácil de visitar. Y así fue. Por eso creemos que es una buena ciudad para todos aquellos que no hayan viajado nunca y no quieran arriesgar demasiado en su primera aventura. ¡Pero ojo! Londres es magnífica para todo el mundo, no solo para principiantes. Muchos son los que repiten Londres como destino porque tiene algo que cautiva

¿Qué hacer y qué ver en Londres? Un paseo por el Támesis, La Torre de Londres, el British Museum, el cambio de guarda del Buckingham Palace, ir de Pubs, pasear por St.Jame’s Park y por el Green Park, comer las deliciosas Fish&Chips, ir al teatro a ver The Phantom of the Opera, sorprenderte con Trafalgar Square y con Picadilly Circus… (Explicaremos todos los detalles de estos sitios en próximos posts).

 

Soldado inglés

Con uno de los soldados de la guardia real

 

Picadilly Circus

Foto con los paneles de Picadilly Circus

Y sigamos hablando de primeras veces… sabíamos que en Londres llovía pero no tanto como nos llovió. Habíamos llevado un par de calcetines de repuesto por si se nos mojaban… bueno, tuvimos que comprar 5 pares más. Los días estables no existen en Londres. Puedes entrar a una tienda con un sol resplandeciente y que al salir esté diluviando. Además en un mismo día pasas por las cuatro estaciones del año. Al ser agosto nos habíamos llevado una chaquetita de abrigo por si nos encontrábamos frío. Pues aquí servidora se tuvo que comprar una sudadera porque no aguantaba con su chaquetita.

 

London Bridge

London Bridge 

Todas estas cosas ahora no nos pasan. A viajar se aprende. Y aquel fue un viaje divertido porque fue la primera vez que experimentamos mil sensaciones en poco tiempo. Teníamos ansias por verlo todo y no perdernos nada. Disfrutamos como locos de la ciudad y de la compañía del otro. 

Londres dejó una huella sentimental importante en nuestro corazón. Volvimos a Barcelona teniendo una cosa clara: nos esperaban muchos viajes por delante.

 

Primera ardilla de la suerte - St.Jame's Park

Primera ardilla de la suerte - St. Jame's Park 

 

 

Pais o ciudad: