Skansen: museo sueco al aire libre

Los dos museos que más se recomiendan visitar en Estocolmo son el Vasa y Skansen. Como suele pasar en todos los viajes siempre hay algún lugar que cuando vas está cerrado o de reformas y no puedes visitar. Esta vez nos pasó con el Vasa, así que no pudimos ver el famoso barco vikingo. 

Decidimos entonces dedicar una mañana entera para Skansen, un gran museo al aire libre que comprende casi media isla de Djurgarden. Para llegar, cogimos el tranvía número 7 al lado de la Kulturhouse. Nos sorprendió ver que hay un revisor en cada vagón del tranvía de forma permanente para marcar los billetes. 

 

Skansen

Casas en Skansen

 

Salto en Skansen

Saltando en Skansen

 

Skansen es un lugar bonito, en el que los niños pueden disfrutar mucho. Es un museo donde hay representaciones de las casas típicas de Suecia, los trabajadores van vestidos con los trajes regionales y hay mucha vegetación. Además, un punto fuerte es el conjunto de animales que se pueden ver: renos, alces, focas, linces, caballos, bisontes, osos, ovejas, vacas, jabalíes… Una especie de zoo en medio de la isla. 

 

Osos en Skansen

 

Focas en Skansen

 

Alce en Skansen

 

Renos en Skansen

 

Jabalíes en Skansen

 

Búfalos en Skansen

 

A medida que salía el sol el sitio era más bonito, las hojas se iluminaban y a pesar de estar en invierno se podía ver un bonito color amarillo en los árboles. Skansen es un lugar tranquilo para pasear, de hecho, todo Estocolmo es tranquilo. El sitio es bastante grande así que os recomendamos hacer como nosotros, ir una mañana cuando estéis bien descansados para recorreros todo el museo. 

Las casas del museo se pueden visitar, dentro de ellas hay gente realizando diferentes oficios. Nos gustó mucho ver una casa donde estaban tocando música tradicional, lo hacían realmente bien. También hay una iglesia muy bonita que seguro que os gusta.

 

Música tradicional sueca - Skansen

Música tradicional sueca

Campanario - Skansen

Campanario - Skansen

 

En Skansen podréis encontrar muchos merenderos, nosotros nos llevamos unos bocadillos y comimos allí. El Sol picaba bastante a pesar de estar rodeados de nieve así que imitamos a los suecos que en cuanto ven un rayo de sol se sientan a saborearlo. 

La entrada nos costó unas 110 Kr, si tenéis tiempo os recomendamos visitar este lugar. Está abierto todos los días de año y si vais en fechas señaladas, como nosotros que fuimos en Semana Santa, os encontraréis diferentes mercadillos. En Navidad sabemos que también hacen un mercadillo navideño.  A parte de Skansen, la isla de Djugarden ofrece diferentes rutas para pasear por en medio del bosque. Nosotros estábamos muy cansados y no hicimos ninguna ruta más, también influyó que estábamos rodeados de nieve y no se disfruta tanto del paisaje verde.  Nos apuntamos esta actividad para cuando volvamos en verano :)

 

Molino - Skansen

Molino - Skansen

 

Barbacoas en Skansen

 Entrando en calor - Skansen

 

 

Pais o ciudad: