Rusia: Cuaderno de bitácora #cometerusia

Muchos sabréis lo que se siente... los apasionados de los viajes siempre esperamos el siguiente viaje con ganas, ilusión, alegría, incertidumbre... Estamos a pocas horas de irnos hacia Rusia, un viaje muy esperado y al que hemos dedicado mucho tiempo a prepararlo. No os mentimos si os decimos que tenemos las expectativas bastante altas con este país. Siempre nos hemos imaginado que algún día iríamos a Moscú y ya casi sentimos que estamos allí. Normalmente es mejor no crearse expectativas de un sitio porque así seguro que no te decepciona pero para nosotros es inevitable. Llevamos días con la cabeza más en Rusia que en España, esperando con mucha ilusión empezar esta nueva aventura.

Este viaje sabemos que será diferente, creemos que será especial. Muchísima gente nos han dicho que tendremos problemas con el idioma ya que allí no se traduce al inglés las cosas y la gente lo habla muy poco. Además los rusos no tienen fama de ser demasiado amigables. Esto es simplemente una motivación más para ir. La opción fácil es siempre hacer un viaje organizado pero viajar por nuestra propia cuenta nos hace crecer. Entendemos los viajes como una oportunidad única para aprender, para espavilarnos, para buscarnos la vida, para entender otras culturas. Viajar nos hace sentir vivos.

Sin enrollarnos más os dejamos con el que será el cuaderno de bitácora de este viaje: un viaje de 11 días por Rusia en el que visitaremos las ciudades de Moscú y San Petersburgo. Tenemos pensado también hacer un par de excursiones de un día fuera de las ciudades. ¡Seguidnos y os iremos mostrando todos los detalles del viaje! Actualizaremos este post de cuaderno de bitácora siempre que nos sea posible (veremos la calidad del Wifi de los hostels). No olvidéis que también podéis seguir nuestros pasos por Facebook y Twitter y a través del hastag #cometerusia .

¿Viajas con nosotros a Rusia?

 

 

Cuaderno viaje Rusia

 

 

Día 1: Moscú

 

Hoy hemos llegado a Moscú. El viaje en avión ha sido duro porque casi no hemos podido dormir, los asientos eran insufribles... Hemos llegado a Moscú cansados pero sin mayores problemas, hemos cogido bus 308 en el aeropuerto que nos ha dejado en una parada de metro de la ciudad para llegar hasta el hostel. De momento parece que el metro está bastante dominado, Aitor se orienta bien y a pesar de estar todo en cirílico si te fijas y buscas tu destino se encuentra sin mayores problemas. 

Hoy hemos visto la Plaza Roja, hemos entrado en San Basilio y en el mausoleo de Lenin. Por la tarde nos hemos echado una siesta que nos ha devuelto un poco las energías para seguir viendo cosas. Después de la siesta, hemos dado un paseo tranquilo por el centro, hemos ido a la calle Arbat que viene siendo como las ramblas de Barcelona y poca cosa más. Lo que hemos visto de Moscú de momento nos ha gustado y la gente aquí pues hoy nos hemos encontrado de todo... los que nos han ayudado muy amablemente y los que no han querido hacerlo. Todavía es muy pronto para valorar estas cosas así que lo dejamos para futuras reflexiones.

El hostel bueno... no era lo que nos esperábamos. La limpieza deja mucho que desear y hay cosas un poco raras como que las duchas están en la cocina, solo 3 duchas para todo el hostel y una de ellas no cierra la puerta. Yo le he apodado la choza jajajaja. Nos hemos dado una ducha bien rápida y ahora ya damos por finalizado el día.

 

 

Día 2: Moscú

 

Segundo día en Moscú, hoy nos hemos levantado un poco tarde, pero necesitábamos descansar. Así que nos hemos levantado, nos hemos preparado un buen desayuno y hemos puesto rumbo a Izmailovo un mercado de antigüedades y souvenirs típicos como las matriuscas. El mercado es como una representación de los lugares más emblemáticos de Rusia, todo hecho con madera. Lo cierto es que da la sensación de ser un poco como un parque de atracciones a lo Disneyland si lo miras de lejos pero por dentro no tiene nada que ver jejeje. 

Al acabar nuestra visita por el mercado y tras las pertinentes compras de souvenirs para la familia y amigos hemos puesto rumbo a la zona de la Calle Arbat (cerca del Kremlin). Una vez allí hemos ido directos a comer a una cadena de restaurantes llamada My-My (Mu Mu en español) donde hemos podido degustar algunos platos típicos rusos ya que la comida que sirven es toda típica del país. Esta cadena de restaurantes es tipo self service de modo que puedes saber lo que te vas a comer sin tener que adivinarlo al leer la carta en ruso. Además está muy bien de precio, hemos elegido este sitio por las recomendaciones que hacían de él otros bloggers y sin duda es merecida. 

Después de comer nos hemos ido a ver una pequeña iglesia que había cerca de la calle Arbat, un poco más al norte. No era la más conocida pero nos llaman mucho la atención las cúpulas de las iglesias que hay por aquí, así que siguiendo nuestro instinto hemos ido a verla. Por fuera era bonita pero por dentro lo era todavía más, lástima que no nos han dejado hacer fotos porque no le tiene nada que envidiar a la catedral de San Basilio.

Al salir de la iglesia nos hemos dirigido hacia la catedral de Cristo Salvador por un precioso bulevar donde la sombra nos acompañaba muy agradecidamente, porque el sol que hacía era de justicia. En el mismo bulevar hemos encontrado una fuente muy curiosa que emula a unos caballos nadando en el agua, al volver ya colgaremos algunas fotos. Y finalmente al final del bulevar hemos llegado a la catedral que la describiría como gigante, era muy, muy grande. Sus cúpulas doradas eran alucinantes. No hemos podido entrar dentro ya que el código de vestimenta que se requiere no entraba ni mucho menos con lo que nosotros llevábamos puesto, así que hemos tenido que abstenernos.

Por último después de un breve descanso en los maravillosos parques del Kremlin hemos ido de visita por el metro, visitando alguna de sus paradas más emblemáticas, muchas de ellas preciosas y otras curiosas. Por ejemplo hemos estado en una en la que las escaleras mecánicas que te llevaban desde la calle hasta el andén era tan, tan largas que tardabas más de 3 minutos en bajar (de reloj, que lo hemos cronometrado!!)

Ahora estamos ya de nuevo en el hostel, toca hacer la cena, mirar alguna serie y a descansar. Gracias por leernos ;-)

 

 

Día 3: Moscú

 

Tercer día en la capital rusa, hoy nos hemos dedicado a visitar el interior del Kremlin. Teníamos planeado que nos durase únicamente una mañana pero se nos ha alargado... Por la mañana hemos comprado las entradas que ya nos ha llevado un buen rato y después hemos visitado la armería. La armería, que más bien es un museo, ya que de armas no es que tenga demasiadas, es una visita altamente recomendable. En ella encontrareis las primeras piezas de orfebrería fabricadas en Rusia y las joyas, vajillas y demás utensilios que usaban los zares. Entre ellos destacan los huevos Fabergé, son una maravilla. Luego también se pueden encontrar los vestidos y atuendos que llevaban por los zares y cortesanos de la época. Otra parte que nos ha sorprendido gratamente ha estado la colección de carruajes de caballos, algunos de ellos espectaculares.

Al finalizar la visita a la armería nos hemos ido al mismo restaurante que ayer a degustar un poco más de comida típica, todo muy rico!!

Después de comer hemos ido de vuelta al Kremlin para visitar las diferentes iglesias que contiene, es una lástima ya que no dejan hacer fotos en ninguno de los interiores aun así nosotros hemos hecho unas pocas fotos de estrangis.

Al finalizar la visita al Kremlin que ya os contaremos con detalle al volver hemos ido en metro hasta Kolomenskaye, una región del sur de Moscú en la que hay un precioso y gigantesco parque por el cual hemos andado y andado largo rato. El parque contiene diversas Iglesias ortodoxas así como el palacio de un zar que ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

 

 

Día 4: Moscú

 

Hoy nos hemos despertado para ir a Sergiev Posad, uno de los pueblos del anillo de oro. A las 10.30h ya estábamos en la estación pero el tren nos han dicho que no salía hasta las 12h asi que hemos estado esperando un buen rato... pensábamos que la frecuencia era mucho mayor. El tren ha durado 1h y media y hemos ido todos apretados, con calor... el tren se paraba cada 2 minutos asi que el trayecto ha sido duro para solo 60 Km. Una vez en Sergiev no hemos tenido demasiada suerte porque todo el monasterio estaba de obras. Ha sido una pena porque parecía bonito pero desafortunadamente no hemos podido hacer fotos buenas ni poder entrar dentro de las iglesias. 

Hemos decidido que lo mejor era volver a Moscú así que a las 17h ya estábamos de vuelta. Hemos aprovechado la tarde para visitar el metro y realmente hay paradas preciosas. Después hemos descansado un poco delante del Kremlin tomándonos una Coca-Cola de 1L como hacemos cada día desde que estamos aquí. El calor es sofocante...

Además hemos dado una vuelta por el centro y por las calles comerciales y ya cuando hemos tenido hambre hemos ido al My-My a cenar. Todo muy bueno, como siempre. 

La idea de cenar fuera ha sido para ver la plaza Roja iluminada. La verdad que esta muuuy iluminada pero los almacenes Gum le quitan protagonismo a los demás edificios de la plaza. Después de pocas fotos y algún video la batería de nuestra cámara ha muerto así que nos hemos vuelto para el hostel. Mañana sera otro día por Moscú.

 

 

Día 5: Moscú

 

Último día en la capital de la Federación Rusa. Empezamos el día tranquilamente despertándonos cuando al cuerpo le place, no tenemos prisa ya que nos queda poco por ver de lo que teníamos planeado. Salimos del hostel pasadas las 11 de la mañana camino del metro.

Cogemos el metro con destino a un complejo monástico ortodoxo situado al suroeste de la ciudad llamada Novodivichi. La parada del metro da cerca de donde se están celebrando los mundiales de atletismo. Suerte que lo sabíamos porque sinó no sé cómo hubiésemos reaccionado al salir de la boca de metro. Allí nos encontramos a más de 30 policías haciendo un pasillo a la salida, justo cuando nosotros salíamos empezaban a formarlo. Suponemos que sería porque llegaría alguna autoridad o alguien importante. Desde allí fuimos hasta el cementerio de Novodivichi gracias a las indicaciones de una local que al preguntar se limitó, como es de costumbre, a estirar el brazo y a apuntar en la dirección en la que debíamos ir (el inglés es conocido por muy pocos y nuestro ruso no va más allá de gracias y hola...) 

Al llegar al cementerio y comenzar a andar entre las hileras de tumbas y tumbas nos quedamos boquiabiertos, pues las tumbas eran impresionantes. La mayoría de ellas tenían esculpido un busto o el rostro de la persona que descansaba allí eternamente. Muchos de ellos preciosos y otros realmente alucinantes. Ya haremos un post sobre el monasterio y su cementerio porque es bien digno de una visita.

Después fuimos hasta el complejo monástico, que todo sea dicho no es el más bonito que hemos visto por Moscú pero aun así las cúpulas doradas siguen llamando nuestra atención. No entramos al interior de la iglesia porque ya hemos visto muchas uno nos apetecía volver a pagar.

A continuación queríamos ir hasta el parque Gorky y visitar un monasterio que había cerca, estuvimos cerca de hora y media caminando hasta llegar allí. Al llegar eran cerca de las 3 de la tarde y esta vamos hambrientos y muy cansados de caminar por lugares poco interesantes, así que fuimos directos al metro y a comer por el centro.

La tarde la pasamos recorriendo el centro, la plaza roja, etc. Hicimos unas últimas fotos y cuando nos cansamos nos retiramos al hostel a descansar. Mañana toca ir a San Petersburgo y el tren sale muuuuy temprano.

 

 

Día 6: San Petersburgo

 

 Hoy hemos pasado a la segunda etapa de nuestro viaje: hoy hemos llegado a San Petersburgo. El tren salía de Moscú a las 06:45h así que nos ha tocado madrugar. Por comodidad y mayor seguridad hemos llamado a un taxi que nos ha llevado a la estación de trenes por 340 rublos. 

El trayecto ha sido agradable, el tren es muy parecido a nuestro AVE y dura unas 3,5 horas. La verdad que todo muy bien. Ni punto de comparación con el tren del otro día.

San Petersburgo nos ha recibido con frío y lluvia. Estábamos a 15 grados hoy y con un viento muy fuerte. No vamos preparados con ropa de invierno, solo nos hemos traído unos pantalones largos que abrigan y las chaquetas impermeables, así que si el frío persiste quizá nos toque comprar otro pantalón. Vaya diferencia de temperatura con Moscú...

Visto el tiempo hemos creído que la mejor opción sería pasar el día en el Ermitage. El palacio nos ha encantado y eso que nosotros no somos demasiado de arte. Hemos comprado las audioguías y nos hemos pasado 5h allí (hasta que han cerrado y nuestros pies han dicho suficiente). Ya os mostraremos fotos del sitio porque es el palacio más espectacular que hemos visto nunca.

Allí se pueden ver además obras de arte como cuadros de Rembrant, Picaso, Goya, Van Gogh, Leonardo da Vinchi, Rafael etc. Pero sobretodo lo que nos ha gustado han sido las estancias del palacio, a cual más majestuosa.

Como seguía lloviendo nos hemos vuelto al hostal, hemos puesto una lavadora y nos hemos dado una ducha. Este hostel parece que nos gusta más que el de Moscú.

 

 

Día 7: San Petersburgo

 

Hoy nos hemos pateado San Petersburgo hasta que nuestros pies han dicho que ya no podían más. Ayer llovió todo el día y las previsiones no eran mucho mejores para hoy así que a las 10 de la mañana, en cuanto hemos visto que salía un poco el sol, nos hemos lanzado a la calle. Hemos tenido suerte pues el día ha ido mejorando hasta tal punto de quemarnos la cara.

Lo primero que hemos ido a ver es la catedral de la Sangre Derramada, nos ha encantado... Toda llena de mosaicos coloridos. Esta vez no ha colado el carne caducado de estudiante de Aitor y ha tenido que pagar la entrada entera (hasta el momento lo habíamos pasado diciendo que la fecha de caducidad era en realidad la fecha de inicio de la universidad).

Después hemos ido hacia el Ermitage a hacer las fotos que no pudimos hacer ayer por el gran diluvio. Desde allí nos hemos dirigido hacia un punto de la cuidad con grandes vistas a los canales. 

En seguida se nos ha hecho la hora de comer así que hemos vuelto hacia el centro dando una vuelta por los principales monumentos. Nos estamos dando cuenta que San Petersburgo es más caro que Moscú así que hemos acabado comiendo en un Pizza Hut que hacían menú de sopa + pizza y bebida por 240 rublos ( unos 5,5 euros).

Después de comer hemos visitado la catedral de San Isaac, preciosa también. Hay que ver que catedrales más bonitas tienen por aquí! No hemos subido a la cúpula porque si subíamos y bajábamos los 270 escalones era bastante probable que no hiciéramos nada más en toda la tarde. Nos reservamos las fuerzas para subir otro día la catedral de Smolny.

El gran descubrimiento de la tarde ha sido Nueva Holanda, una isla habilitada para el ocio, con hamacas, pufs, canastas, petanca, ping pong, redes de boley, chiringuitos etc. Un lugar perfecto para descansar y pasar la tarde.

Por último hemos ido a la catedral de Kazan, donde hemos presenciado una misa ortodoxa. Teníamos curiosidad por saber cómo eran las misas ortodoxas y esta ha sido nuestra ocasión.

San Petersburgo nos está gustando mucho. Es muy agradable pasear por las calles llenas de canales y grandes palacios. Es una ciudad muy majestuosa con grandes lugares para visitar. Mañana os explicamos más! 

 

 

Día 8: San Petersburgo

 

Hoy ha sido un día de jardines porque hemos empezado la mañana pronto, a las 10 ya estábamos en la calle camino al metro hasta una parada de minibuses que te llevan hasta Peterhof. El conductor del minibus parecía tener mucha prisa y nos ha dado un viaje movidito...

Por suerte hemos llegado de una pieza y nos ha dejado justo delante. Allí hemos comprado dos entradas de estudiante. Sí, mi carne universitario caducado ha vuelto a colar :-P y hemos hecho caso omiso del impuesto revolucionario para usar trípode... Una vez dentro lo hemos sacado varias veces y nadie ha preguntado ni nos ha dicho nada. La entrada te da derecho a visitar los jardines inferiores (están mas bajos que los de la entrada, que son gratis y más pequeños). Los jardines merecen ser vistos, tomárselo con calma porque son bastante extensos y además hay multitud de fuentes y cascadas que amenizan el paseo. A nosotros nos ha durado unas 4 horas recorrerlo. Como nos ha cogido la gira de comer en pleno paseo hemos tenido que comer dentro de los jardines en unos puestos de frankfurts (salchichas). 

Al acabar el paseo hemos vuelto hacia San Petersburgo deshaciendo el camino. Esta vez el conductor del autobús ha sido incluso peor con lo que Henar ha acabado el trayecto algo mareada. Como además teníamos hambre ya que la comida no ha sido abundante hemos vuelto al hostel para merendar y tomarnos un té.

Después de un pequeño descanso hemos vuelto a poner pies en polvorosa de camino al campo de Marte. Unos jardines que visto lo que hemos visto por la mañana han quedado un poco vulgares. Hay que destacar el monumento a los héroes de la revolución que hay en el centro. Para acabar hemos vuelto pasando por los jardines y fuentes que hay al lado del campo de Marte. Por suerte el tiempo nos ha acompañado nuevamente :-) 

 

 

Día 9: San Petersburgo

 

Penúltimo día de nuestro viaje comiéndonos Rusia. Hoy después de dormir más de 10 horas seguidas, el ritmo de viaje ya va haciendo mella... Hemos ido caminando hasta donde se fundó la ciudad llamado Fortaleza de Pedro y Pablo que contiene una iglesia y otros edificios que actualmente funcionan como museos. Nosotros hemos estado dando una vuelta por fuera, no hemos entrado en ninguno de los museos ni en la iglesia ya que no nos ha llamado la atención ninguno en particular.

Después nos hemos dirigido hacia una mezquita que había muy cerca y se veía la cúpula desde lejos pero estaba cerrada... Hemos seguido nuestro camino hasta el crucero Aurora. Un buque militar del 1900 al que los rusos le guardan especial cariño ya que fue el que dio comienzo a la revolución de octubre del 1927, lanzando salvas al aire. No tiene mucho que ver dentro si no entiendes ruso ya que te hacen una visita guiada en ruso y todos los carteles están únicamente en ruso... Por no hablar de que te cobran una entrada más cara si no eres ruso...

Al acabar la visita que dura 30 min como mucho hemos ido a comer a un Burger King que había cerca y al acabar hemos cogido el metro para ir hacia Smolny, la última catedral que nos quedaba por ver y que esta al este de la ciudad. Además del metro hemos tenido que caminar un buen rato como de costumbre... Por suerte en el medio del camino hemos podido descansar un poco en un parque lleno de gente local. La catedral es más bonita por fuera y merece la pena subir al campanario para hacer unas fotos pero no paguéis la entrada para ver la catedral por dentro porque será una decepción. Al parecer lo utilizan más como sala de conciertos que otra cosa...

El día ha acabado aquí, después de vuelta nos hemos comido unos helados, hemos hecho un té en el hostel tras la pertinente ducha y poco después a cenar. Nuestro nuevo compañero de habitación es un argentino muy simpático con el que nos hemos pasado un buen rato charlando sobre su país :-P  

 

 

Día 10: San Petersburgo

 

Hoy ha sido nuestro último día por San Petersburgo y en pocas horas daremos por finalizado nuestro viaje por Rusia. A las 3.30 h de la mañana nos pasara a buscar un taxi que nos llevara hacia el aeropuerto. Hoy queremos ir a dormir pronto para descansar un poco antes de partir.

Hoy hemos tenido un día relajado porque los últimos días han sido bastante ajetreados. Nos apetecía descansar y nos hemos dirigido hacia las islas del norte de la ciudad que en principio son jardines. Nos hemos dado cuenta que no era lo que buscábamos ya que pasaban carreteras por los alrededores y queríamos algo más tranquilo.

Nos hemos dirigido hacia el centro y hemos aprovechado para comer. Por la tarde hemos ido sobre seguro y hemos caminado hasta llegar a New Holland, donde hemos cogido unos puffs y hemos pasado la tarde en la hierba vagueando. Hoy ha sido un día diferente, no hemos hecho ni una sola foto, simplemente hemos disfrutado de un paseo y de un rato de relax.

El tiempo se ha girado a media tarde y ha empezado a chispear así que hemos ido hacia el hostel pronto.

Se nos acaba el viaje... Sabemos que echaremos de menos el estar en ruta pero esperaremos con ganas el siguiente viaje. En las próximas semanas iremos escribiendo posts sobre los sitios que más nos han gustado y sobre nuestras sensaciones en Rusia. Os esperamos, como siempre pues sin vosotros este blog no tendría sentido.

De momento os decimos que no volvemos a casa todavía, mañana haremos una parada técnica en Barcelona de unas horas para cambiar el equipaje y nos vamos unos días a Deza donde esperamos descansar entre familia y amigos.