Ripley’s believe it or not! El museo más freak y divertido que pueda existir

Desde hace tiempo que tenemos guardado un as en la manga para dejaros con la boca abierta con Londres. Hoy os vamos a enseñar un lugar que, aunque hayáis estado en Londres, seguramente no hayáis visto. Se trata de un museo muy peculiar, el Ripley’s belive it or not!, para nosotros el museo más freak y el más divertido que hemos visitado nunca. ¡Solo apto para gente curiosa!


El museo es una colección de objetos y artefactos que nunca habrías pensado que existieran. No nos referimos a inventos, sino a cosas curiosas que han pasado o han existido y que están allí expuestas. De hecho, la traducción del museo sería algo así a “Ver para creer”. El museo es la colección privada de Robert Ripley, un obsesionado viajero que se dedicó a recorrer mundo y a hacerse con todo aquello que le llamaba la atención. Cada objeto de su colección se caracteriza por ser un tanto excéntrico así que la visita es muy divertida y entretenida.

 

Cuadro de JFK hecho con mariposas

 


¿Por qué fuimos al museo? Fue un capricho de Aitor y digo capricho porque los casi 25€ por persona picaron bastante. Pero entre que llovía y las miles de excusas que llevábamos montadas como “ya que estamos aquí…”, “ya que es el primer viaje…”, acabamos entrando. Y acertamos. Acertamos de pleno ya que hasta el momento es el museo más divertido en el que hemos estado nunca. Y también el que nos ha dejado más veces con la boca abierta.

 

Comparativa de narices en el museo Ripley

 

El hombre mas gordo vs Henar

 

El hombre mas alto del mundo vs Aitor

 


Cuando entras, te encuentras un coche Mini de diamantes. Después, hay un circuito a seguir por el museo donde cada objeto te deja más extrañado que el anterior. Desde la silla más grande del mundo, el hombre más alto del mundo, el más gordo, el que tiene la nariz más grande, el hombre lobo más peludo etc. 

 

Coche Mini Swaroski en el museo Ripley de Londres

 


Hay una sección como de mazmorras que te la puedes saltar si eres un poco sensible o si vas con niños. Además, hay una sala de espejos y de punteros láser. 


Entre las cosas que más recordamos es una bola de cuerda enorme que pesaba kilos y kilos que encontraron en el estómago de una vaca. 

 

Mandibula gigante en el museo Ripley de Londres

 

Silla gigante en el museo Believe it or not de London

 


En definitiva, un museo de lo más extraño para salir de la rutina y reírse un rato. La verdad que lo recomendamos y seguramente si volvemos a Londres, volveremos a entrar. Es verdad que es un poco caro pero ¿cuántas veces tendrás ocasión de ver cosas tan extrañas? No pararás de repetir: “si no lo veo, no lo creo…".

 

 

 

Pais o ciudad: