El barrio de la Alfama: el más tradicional de Lisboa

Son muchos los que dicen que la Alfama es la auténtica Lisboa. Nosotros lo vemos como una parte de ella. Actualmente, la ciudad está formada por barrios muy distintos, de distintos ambientes. Donde no hay discusión es que la Alfama es el barrio más tradicional de Lisboa.

 

En este artículo hacemos un recorrido por todos los lugares a visitar dentro del barrio de la Alfama, si queréis visitar otros barrios de la ciudad podéis leer:

 

Si eres de los que te gusta entender todo lo que ves, te recomendamos esta visita guiada en español que, por menos de 20€ , incluye un recorrido por los barrios de la Baixa, Barrio Alta, Chiado, Castelo, la Alfama y Sé:

 

TE RECOMENDAMOS:

Visita guiada por Lisboa:

Incluye recorrido en tranvía histórico
 ¡Incluye un pastel de nata!
Guía en español
Compra en 2 minutos
Web en español

Comprar entrada


El barrio de la Alfama comienza cerca de la Plaza del Comercio. A pesar de ser un barrio en una colina y donde inevitablemente hay que subir y bajar calles, nosotros hicimos todo el barrio a pie. 

 

Casa de azulejos en el barrio de la Alfama de Lisboa
 

 

La Sé, Catedral de Lisboa

 

Catedral de Lisboa
 


La Alfama no es tan espectacular como el barrio de Belém pero su mayor atractivo reside en que vive anclada al pasado. Ir a la Alfama significa ver casas antiguas, azulejos pasados de moda y calles más típicas de pueblos que de ciudades. En la Alfama te das cuenta que Lisboa no es la típica capital europea. A Lisboa le da igual parecer bonita porque lo realmente bonito es encontrarle el punto a la ciudad. 

 

Casas con azulejos en la Alfama
 

Callejuelas de la Alfama
 


Lo mejor para ver la Alfama es pasear por sus calles mientras nos dirigimos a los puntos de visita obligada del barrio, que bajo nuestro punto de vista son dos: el castillo de San Jorge y el Panteón Nacional.

 

Castelo de San Jorge


El castillo de San Jorge se encuentra en lo más alto de la colina y fue hacia donde dirigimos nuestros pasos por la Alfama. 

 

Estatua de San Jorge en Lisboa
 

Castillo de San Jorge sobre la niebla
 


Encontramos mucha niebla en nuestro viaje a Lisboa y a pesar de la niebla, decidimos subir al castillo. En parte fue un error ya que no pudimos disfrutar de las magníficas vistas de la ciudad desde el castillo pero no sabíamos si tendríamos oportunidad de subir en otro momento. Eso sí, gracias a la niebla éramos casi los únicos de la ciudad que habíamos pensando en ir allí.

 

Murallas del castillo de San Jorge
 

Castillo de San Jorge
 


El Castillo de San Jorge fue construido por los visigodos en el s.V. Hicimos la visita al castillo con una niebla espesa que daba al lugar cierto misterio. A la niebla se le sumó un frío que nos calaba los huesos y poco después las primeras gotas de lluvia (por suerte estas duraron muy poco). El castillo es bastante grande y se puede subir a sus torres. Las vistas un día despejado deben de ser preciosas. No obstante, la visita tampoco dura mucho tiempo, creemos que entre 1 o 2 horas según el ritmo de cada uno.

 

Panteón

 

Entrada al Panteon de Lisboa
 


Desde el castillo bajamos por la Alfama hasta el Panteón Nacional. El Panteón nos soprendió. El lugar es más grande de lo que nosotros nos imaginábamos y se podía subir a lo alto del Panteón para tener unas bonitas vistas. Solo nosotros y otros valientes nos atrevimos a retar al frío y al viento aquel día subiendo a lo alto de la cúpula. La recompensa valió la pena: los rayos de Sol se colaban a través de las grandes nubes y la espesa niebla y se reflejaban en el Tajo como nunca antes habíamos visto. Parecían rayos bajados del más allá.

 

Cupula del Panteon de Lisboa
 

Tumbas del Panteon de Lisboa
 

Vistas desde la Cupula del Panteon
 


En el Panteón hay enterrados personas ilustres de Portugal: presidentes, escritores, cantantes… nos llamó la atención algunas tumbas donde ponía que no había enterrado nadie pero que era una tumba en honor a alguien, como por ejemplo, la que tienen para Vasco de Gama.

 

Terraza del Panteon de Lisboa
 

Vistas desde lo alto de Panteon
 


Despedimos la Alfama en este punto. Había sido un día frío pero visitando un barrio muy diferente al resto de los que veríamos en Lisboa. Un barrio que no le importa su imagen porque aquí manda la tradición.

 

 

POST AMIGO: Descubre más en otros blogs: 
Pais o ciudad: