Review Amata Garden Resort, lago Inle

Domingo, 25 Septiembre 2016

Uno de los puntos fuertes de nuestro viaje a Myanmar era el lago Inle. Teníamos previsto dedicarle 4 días (3 noches) a esta zona, pero al final nos quedamos un día más. Como ya os comentábamos en este post, es difícil encontrar alojamientos con buena calidad-precio en Myanmar. Después de días agotadores por el país, teníamos claro que al llegar al lago Inle, nos merecíamos unos días de relax. Justo habíamos realizado 2 días de trekking por las zonas más rurales de Myanmar y estábamos cansadísimos. En el Amata Garden Resort encontramos la tranquilidad y el descanso que andábamos buscando. 
 

 

Situación del Amata Garden Resort

 

El Amata Garden Resort se encuentra en la orilla oeste del lago Inle, lejos de cualquier sitio. Esto puede ser una ventaja o un inconveniente, depende de lo que vayas buscando. Para nosotros, fue simplemente perfecto. La mejor forma de llegar al resort es en barca ya que los taxis te piden mucho más dinero si quieres llegar por carretera. Puedes pedir al hotel que te vayan a recoger para llevarte hacia el resort o puedes hacer cómo nosotros que, en el pueblo de Nyaung Shwe, acordamos con una agencia local todos nuestros desplazamientos para los próximos días.  En Nyaung Shwe reservamos lo siguiente:
 

  • Una barca que nos llevaría hacia nuestro resort (50 min desde el pueblo).
     
  • Al día siguiente nos vendría a buscar otra barca que durante todo el día nos llevaría a los sitios más destacados del lago Inle.
     
  • Un taxi que nos vendría a buscar para llevarnos al aeropuerto (1h 20min desde el resort).
     

Si haces estas pequeñas gestiones o no te importa pagar un poco más en el hotel por ellas, disfrutarás de unos días perfectos en el Amata Garden Resort. Lo mejor del hotel es precisamente ese aislamiento en pleno lago.

 

Entrada al resort por el lago

 

 

Nuestra opinión sobre el Amata Garden Resort


Si hay algo que recordamos de nuestros días allí son esos preciosos atardeceres en el resort, disfrutando de la Happy Hour (2x1 en bebidas) que todos los días al atardecer hacían. Si cerramos los ojos, nos visualizamos con dos batidos de frutas y jugando a cartas mientras el Sol se iba poniendo. Un lujo que, tras días de trajín, necesitábamos.

 

Terraza para ver el atardecer en el Amata Garden Resort
 

Puesta de Sol desde la terraza
 

Ultimos rayos de luz del atardecer
 


Como hemos comentado, el Amata Garden Resort, está aislado a orillas del lago Inle. Cuenta con un embarcadero donde te dejan las barcas. Al llegar con nuestra barca, simplemente alucinamos. De repente nos vinieron a recibir muchos empleados para darnos la bienvenida. El recibimiento fue digno de un hotel de esta categoría. 

 

Recepcion por puerto en el Amata
 

 

Nos sirvieron un té de bienvenida en la recepción mientras nos subían las mochilas a nuestra habitación. Agradecimos mucho el detalle ya que estábamos agotados. ¡Empezaba bien nuestra estancia! Cuando estubimos listos, nos mostraron nuestra habitación. Una habitación que nos encantó en comparación con todas las que habíamos estado durante el viaje. La noche en el hotel os puede costar entre 70-130€/doble con desayuno, dependiendo de la temporada. Aquí podéis consultar la disponibilidad del hotel Amata Garden Resort - Inle Lake. ¡Reservad con tiempo en temporada alta!

 

Todo el hotel estaba impecable. Se nota que dedican muchos recursos a que todas las estancias estén limpias y huelan bien. Por la noche, nos picaban a la puerta para echar antimosquito en la habitación. ¡Algo muy útil ya que los mosquitos por esta zona son portadores de malaria! Las instalaciones del hotel son muy buenas. Para nosotros, lo mejor es el entorno en medio de la naturaleza y con el lago como protagonista.

 

Cuando nosotros fuimos, estaban construyendo una piscina para el hotel. Sin duda, este será un aliciente más que se sumará a los encantos del Amata Garden Resort.

 

Nuestra habitacion

 

Bano de nuestro habitacion
 


El pabellón donde se servían los desayunos y las cenas era muy bonito. Su forma imitaba un barco. ¡Muy acertado para un resort en medio de un lago!


El desayuno es tipo buffet y fue el mejor desayuno de todo el viaje. No solo tienes comida asiática para desayunar (arroz, noodles...) sino que también hay desayuno continental a base de pasteles, bacon, embutidos, crêpes… Aitor no paraba de hacer comentarios del estilo: ¿Otra vez te levantas, Henar? ¿Henar, te has propuesto comer en el desayuno lo del todo el día? Jajajaja ¡Todo estaba buenísimo! Además, hemos de comentar que tenían a muchos camareros dedicados al desayuno para que todo estuviera recién hecho. Por ejemplo, había un camarero haciendo tortillas, otro haciendo gofres etc.

 

Entrada al comedor del resort
 

Fuente con peces en el Amata
 

Al estar aislados, las cenas también las hacíamos en el hotel. Para comer, en cambio, siempre comíamos fuera mientras hacíamos turismo. Una de las noches bajamos al restaurante a comer. La otra, llamamos por teléfono para que nos la trajeran a la habitación (sin cargo). La comida del resort es de mucha calidad. Te recomendamos que cenes aquí ya que encontrarás mucha más variedad de platos que en los típicos restaurantes de a pie de calle. Por no hablar de la calidad y el servicio... ¡Exquisitos!

 

Salon comedor del Amata

 

Todo listo para la cena
 

Cena en el Amata Garden Resort
 


El personal del resort es extremadamente amable.Todos los empleados nos saludaban y nos preguntaban qué íbamos a hacer durante el día y si estábamos a gusto en el hotel. La verdad que un 10 para los trabajadores del resort. Cuando estás de vacaciones, disfrutando de unos días de tranquilidad, se agradece que te cuiden como ellos lo hacían.


Después de pasar unos días en el Amata Garden Resort, sabemos que escogimos bien el lugar donde relajarnos y dejarnos mimar. El entorno tranquilo y los atardeceres desde el hotel con el lago de fondo, no tienen precio.

 

Celador en el Resort
 

Jardines del Amata Garden
 

La cara de felicidad y descansa de Henar
 


Como puntos de mejora hemos de decir que el Wifi era lento en todo el resort y que las bicis que alquilaban no eran buenas (las típicas sin marchas y pesadas). Alquilamos un día una para pasear por el lago con la bici y eran bastante malas para lo que costaban. Aunque esto son pequeños detalles que no hacen que cambiemos de opinión sobre este sitio. Si volvemos a Myanmar, nos encantaría volver al Amata Garden Resort para relajarnos por las tardes después de las visitas turísticas del día.
 

Amata  2016
 

Edificio habitaciones del Amata Garden Resort
 

 

Nuestra puntuación al Amata Garden Resort
 

Ubicación
8
Limpieza
10
Comodidad
9
Atención
10
Wifi
7
Desayuno
10
Comidas
9
Calidad-precio
9
¿Lo recomendaríamos/ Volveríamos? Sí
9
Pais o ciudad: