¿Dónde encontrar focas en Islandia? Recorriendo la Península de Vatnsnes

Domingo, 25 Octubre 2015

Las focas, junto con los frailecillos, eran los animales que más ilusión nos hacía ver en Islandia. Era la primera vez que podríamos ver focas en libertad, así que no queríamos desaprovechar la oportunidad. Para ello nos dispusimos a recorrer la Península de Vatnes, donde en principio es más fácil encontrarlas.


La idea era rodear por la costa toda la península, por la única carretera que existe. Vatnes es una península peculiar. De todas las que recorrimos, fue la península con menos vida humana que encontramos. Aquel día solo encontramos alguna granja perdida, un solo restaurante, muy pocos turistas y… ¡¡focas!! A eso veníamos, ¿no?

 

Foca mirando a camara
 


Vatnes nos encantó. Pero seamos sinceros, toda Islandia nos encantó. La naturaleza de Vatnes es salvaje, como toda Islandia. Pero este día teníamos el aliciente de estar solos envueltos de tal belleza. El viento sopla fuerte por esta zona y más aún cuando bajas a las playas. 


Vale, por Vatnes podemos encontrar focas pero ¿dónde las buscamos? No son fáciles de encontrar. La carretera que recorre la costa está lo suficientemente lejos de ella como para no distinguir desde el coche las focas del mar. Normalmente las focas estarán en rocas o en pequeñas islas por lo que hay que ir mirando. Nosotros cuando teníamos alguna sospecha de focas, mirábamos a través del teleobjetivo de la cámara desde el coche para ver si realmente eran focas o no. Para este día nos hubieran venido bien unos prismáticos.

 

Focas
 


Si durante este día veis algún coche aparcado en un lado de la carretera, ¡¡sospechad que esas personas han visto focas!! Los pocos turistas que nos acercamos a esta zona es para ir a verlas. Así que dejad vuestro coche junto el de ellos y bajad a la costa para verlas. 
Pero tranquilos, que si las buscáis, las encontraréis. Aquel día, vimos focas en 3 ocasiones. 

 


 

La primera fue gracias al truco que os explicamos y es que vimos la furgo de Belén y Pablo (dos españoles con los que coincidíamos todos los días) aparcada y solo podía ser que habían visto alguna foca. Bajamos por la costa y caminamos por la playa y efectivamente allí estaban. Una colonia enorme de focas descansando en una pequeña isla que se veía desde la orilla de la playa. Estaban todas allí tiradas como sacos de patatas y de vez en cuando alguna se movía para entrar en el mar. Las más jóvenes salían a nadar para amenizarnos el rato. Eso sí, nosotros lo veíamos todo a través del teleobjetivo de la cámara porque para simple vista están demasiado lejos para diferenciarlas. Si lleváis prismáticos disfrutaréis mucho.

 

Decenas de focas en Islandia
 

 

Focas tomando el Sol en Islandia

 

La segunda vez que vimos focas fue por una pequeña indicación en la carretera de un cartelito de una foca. ¡Por fin nos lo ponían fácil! Dejamos el coche aparcado y bajamos otra vez hacia la costa. Allí había otro grupo de focas, esta vez mucho menor, tumbadas en unas rocas. Aunque eran menos, estaban más cerca y pudimos hacerles alguna foto más. 

 

Colonia de focas
 


Y la tercera vez que paramos a ver focas, ¡esto se estaba convirtiendo en un vicio! Fue cerca de una granja donde hay un camping. Dejamos nuestro coche en el camping (tranquilos, no hay que pagar) y fuimos caminando hacia la zona de avistamiento de focas. Este lugar está preparado para verlas con una caseta con prismáticos, por lo que ir allí es ir a tiro fijo. Nosotros no lo sabíamos y nos sorprendió que estuviera tan bien preparado. Cuando dejas el coche, hay que caminar hacia la izquierda por un camino unos 5-10min hasta llegar a él. En la caseta también hay un libro de visitas para que firméis vuestro paso por allí. Aunque las focas se ven mejor fuera de la caseta, está muy bien pensado para resguardarse del viento y usar gratuitamente los prismáticos.

 

Foca descansado en las rocas en Islandia
 

Foca Islandesa
 

Foca divertida
 

Focas de todos los colores
 

Focas tumbadas sobre las rocas


Aunque avistar focas no es trivial, como veis tendréis diferentes oportunidades por la costa de Vatnes para encontrarlas. Para nosotros una de las ilusiones del viaje era verlas. Íbamos con miedo de no encontrarlas pero al final el día salió redondo pudiéndolas ver en tres ocasiones.


El día que vayáis hacia Vatnes os recomendamos que os llevéis comida, a no ser que os coincida que pasáis por la hora de comer por el único restaurante que vimos. Es un restaurante con forma de castillo que por cierto, nos dijeron que era bastante caro. Nosotros como íbamos en furgo, nos cocinamos como cada día.


Os animamos a visitar esta remota península donde podréis disfrutar de una tranquilidad increíble y podréis ver focas en libertad. Y por el estado de las carreteras podéis estar tranquilos, con un coche normal se puede recorrer toda la península sin problemas.

 

Pais o ciudad: