La Torre Galata vista desde el Palacio Topkapi

La torre Galata y el barrio europeo de Beyoglu

Al otro lado de Sultanahmet, cruzando el puente Galata, se encuentra el barrio europeo de Beyoglu. La excusa perfecta para acercarnos a este barrio fue la de subir a la torre Galata. 

Para llegar, cogimos el tranvía y nos bajamos después de cruzar el puente. Desde la parada del tranvía ya se ve la torre Galata así que nos dirigimos hacia ella. La gran sorpresa fue las subidas que nos encontramos hasta llegar a la torre. Las calles cada vez eran más empinadas así que lo mejor es tomárselo con humor. Una vez estuvimos a los pies de la torre, lo primero que hicimos fue ir a la salida para preguntar a la gente que estaba saliendo si se subía a la torre en ascensor o andando… ¡por suerte era en ascensor! Como había mucha cola para entrar, nos fuimos a comer con la condición de no bajar tontamente otra vez. Al lado de la torre Galata encontramos una pizzeria que hace esquina, muy pequeña pero con precios muy buenos. Comimos un par de pizzas y nos fuimos hacia la torre.

Puente Galata en Estambul
Torre Galata en Estambul

La torre Galata es lo más caro de Estambul. La entrada nos costó unos 6 euros, el precio está en euros y ellos te lo convierten a liras turcas con el cambio que tienen marcado. En un minuto estás arriba de la torre, donde hay un restaurante y alrededor de él, un mirador con vista de 360º a la ciudad.

Subir a la torre vale la pena, las vistas son magníficas. Nosotros tuvimos mala suerte y en todo el viaje casi no vimos salir el sol. Así que el último día fuimos hacia allí, sabiendo que las vistas no serían buenas por el mal tiempo pero no teníamos más días para esperar. A pesar de no pillar el mejor día, es muy recomendable subir a la torre para tener una vista diferente de Estambul. Desde arriba se ve absolutamente todo: los tejados, las mezquitas, los puentes, el Bósforo… Dicen que son las mejores vistas de Estambul.

Os recomendamos madrugar para subir a la torre, nosotros tuvimos que hacer cola durante 40 minutos y era la hora de comer. Es un lugar muy turístico, así que en la misma plaza de la torre Galata los restaurantes son más caros de lo normal.

Busquer al pie de la Torre Galata amenizando la espera
Puentes de Estambul
Aitor en el mirador de la Torre Galata

Paseamos por los alrededores de la torre y el barrio de Beyoglu no tiene nada que ver a Sultanahmet. Esta zona nos pareció mucho más bohemia y tranquila. Las calles son estrechas, con tiendas muy pequeñas de manualidades, moda y arte. También pequeños restaurantes (algo caros). Nos pareció un barrio con encanto, con calles empedradas y bien conservadas. El único inconveniente es que se encuentra en una colina enorme y te hartas de subir y bajar cuestas.

Calles del barrio europeo de Beyoglu
Henar Sánchez
Escrito por Henar Sánchez el 26 Mayo 2014

Viajera, blogger y creadora de contenido. Cómete el Mundo son mis viajes en palabras y fotografías. Dejé mi trabajo de ingeniera de telecomunicaciones para dedicarme de lleno a mi pasión por los viajes y al marketing digital. Aquí te enseño a preparar viajes por libre de forma fácil a través de guías, consejos y anécdotas.

6
Comentarios

No me gustó lo de las subidas jeje pero supongo que el ambiente bohemio lo compensa :)

Arlene Bayliss 27 de Mayo 2014

Nosotros también compartimos el disgusto por las subidas jejeje La primera te dejaba ya sin habla... pero la cima se lo merece!

Un saludo!

Cómete el Mundo 28 de Mayo 2014

En respuesta a por Arlene Bayliss

Estambul siempre me ha parecido una ciudad impresionante. Lindo viaje! Saludos desde Nicaragua :)

Tania Trejos 28 de Mayo 2014

Muchas gracias por pasarte ;)

Un saludo!

Cómete el Mundo 28 de Mayo 2014

En respuesta a por Tania Trejos

Es una buena excusa para volver :)

Cómete el Mundo 31 de Mayo 2014

En respuesta a por Asun Sánchez F…

Comentar
Tu correo se utiliza sólo para prevenir comentarios SPAM, no se utilizará para nada más.