De ruta por la zona volcánica de la Garrotxa

Las motivaciones para viajar suelen ser normalmente dos: descubrir lugares nuevos que nos sorprendan o bien descubrir nuevas culturas, diferentes maneras de vivir la vida, etc. O bien una combinación de ambas. También es cierto que cuando nos paramos a pensar en viajar a alguno de estos lugares solemos pensar por defecto en lugares más bien lejanos, pero con este articulo queremos romper una lanza a favor de un turismo más local: la zona volcánica de la Garrotxa en la provincia de Girona.


La zona volcánica de la Garrotxa es un parque natural formado por más de 40 volcanes, de entre 10.000 y 700.000 años de antigüedad, eso sí todos inactivos. Dado que el clima suele ser bastante húmedo la vegetación es abundante y exuberante en muchas zonas, entre las que destaca principalmente la “Fageda de’n Jorda”. La Fageda es un extenso bosque de hayas que crece en la colada de lava del volcán “Croscat”, uno de los mayores de la zona.

 

Campos verdes y mucha vegetacion - Zona volcanica de la Garrotxa

 

Zona volcanica de la Garrotxa


Nosotros hicimos una ruta a través de la Fageda y de los volcanes cercanos como podéis ver en la imagen inferior: 

 

Ruta zona volcanica de la Garrotxa

 

La ruta es circular, así que se empieza y se acaba en el mismo lugar sin repetir ningún tramo. Está planificada para durar entre 4 horas y 4 y media, aunque he de decir que nosotros tardamos algo más de 5h (con una parada de 20 min para comer y el tiempo de hacer fotos). La ruta que seguimos es el itinerario número 1 y se puede seguir fácilmente ya que está señalizado.


Hay dos zonas desde las que comenzar a pie de carretera: el Área de Can Serra o bien el Área de Santa Margarida. Son los únicos lugares donde hay un parking para el coche (ambos de pago). 


Nosotros empezamos desde el Área de Can Serra y desde allí empezamos nuestra aventura hacia la zona de la “Fageda d’en Jorda”.  El camino a través del bosque es sencillo y llano pero es imprescindible llevar un calzado adecuado. No vengáis con unas chancletas, mejor unas bambas/deportivas cómodas. Nosotros tuvimos suerte y nos hizo un día estupendo, eso sí, el sol picaba así que se agradecía enormemente la sombra que nos daban los árboles.

 

Fageda den Jorda

 

Henar sonriendo al entrar en la Fageda den Jorda  


Una vez pasada la Fageda pasaréis junto a una fábrica de productos lácteos que lleva el nombre de la misma Fageda. Desde allí se empieza la ascensión al pueblecito de “Sant Miquel de Sacot”. Aquí os encontraréis con la peor parte del trayecto ya que el camino de ascenso es muy empinado y algo resbaladizo. 


Al llegar al pueblo, aprovechamos para sacar nuestros bocatas y recuperar algo de fuerzas junto a una pequeña iglesia. 

 

Iglesia de Sant Miquel


Reemprendimos la marcha esta vez cuesta abajo, pero no por mucho tiempo ya que enseguida toca volver a subir hasta la parte más alta del recorrido: el volcán de “Santa Margarida” llamado asi porque tiene una ermita en medio del cráter. Bajamos hasta la ermita y después de sacar algunas fotos volvimos a tomarnos un breve descanso.

 

Crater de Santa Margarida


Volvimos a cargar la mochila y subimos a lo alto del volcán de nuevo. Desde allí iniciamos una tremenda bajada hasta volver a  la altura de donde habíamos empezado. Por el camino nos encontramos con una máquina de refrescos que nos pareció caída del cielo, en la que nos compramos dos Aquarius que nos sentaron la mar de bien ya que el Sol apretaba. 

 

Caminando por la Garrotxa


Nuestro próximo destino era el volcán Croscat. Un volcán con forma de herradura y con la particularidad de que en su día fue excavado para extraer su piedra volcánica. Esto hace que hoy en día se pueda ver el interior y todas las capas del volcán ya que tiene un corte como el de una tarta a la que se le han sacado un par de raciones. 

 

Graderas del Volcan Croscat


Si queréis entrar dentro del volcán del Croscat, hay que dejar el itinerario 1 y seguir el número 15, pero tranquilos que es un viaje de ida y vuelta y volveréis al mismo lugar en 15 minutos. Vale mucho la pena porque va muy poca gente y puedes ver el volcán por dentro.


Una vez se sale del volcán ya solo queda volver hacia el coche por unos caminos menos vistosos pero esta vez en llano, por suerte…

 

Pais o ciudad: