Vista general del Hazrat Imam

El complejo Hazrat Imam: la joya de Tashkent

Visitar Hazrat Imam, el centro religioso más importante de Tashkent, fue fruto de una decisión de último momento. Las guías no lo pintan como un lugar importante de Tashkent y por culpa de esto casi nos perdemos la joya de la ciudad. Para nosotros, el complejo de Hazrat Imam es a Tashkent, lo mismo que el Registan es para Samarcanda. Con esto, queremos dejar bien claro que, bajo nuestro punto de vista, la visita más imprescindible de la capital uzbeka es  el complejo de Hazrat Imam. 

Primera vista del complejo Hazrat Imam

Hoy queremos hacer énfasis en este lugar que nos dejó con la boca abierta y alucinando de lo que estábamos viendo. Para nosotros, uno de los lugares más bonitos, no solo de Tashkent, sino de todo el país.

Vista general del Hazrat Imam
Cupulas turquesa

Teníamos solo un día para visitar Tashkent. Aquel día dormimos solo 3 horas. Nuestro vuelo había llegado de madrugada y por culpa de unos pájaros que se colaron en los tubos de ventilación de nuestra habitación, nos despertamos antes que los gallos. Pensábamos que el ruido que sonaba era una alarma (¿una alarma en Uzbekistan?) y al final descubrimos que eran unos pájaros con un canto espantoso. La dueña del B&B no sabía qué hacer así que como no podíamos dormir, nos despertamos. Quizá gracias a esto nos sobró un poco de tiempo para visitar Hazrat Imam, casi de chiripa, al final del día.

Cupula azul turquesa
Mausoleo Hazrat Imam

Salimos del B&B antes que nadie y volvimos caída la noche. Aquel día andamos muchísimo, visitamos los lugares que teníamos anotados como imprescindibles de Tashkent y cuando ya por la tarde dábamos por finalizado el día, se nos ocurrió pensar si no nos estábamos dejando nada.

En ese momento recordamos este complejo que habíamos leído en algún sitio de pasada. Estaba lejos de donde estábamos y nos pensamos unas cuantas veces si ir o no. Al final dijimos que un último esfuerzo, que éramos jóvenes (siempre es la frase que usamos para tirar un poco más en momentos de debilidad) y que podía valer la pena.

Fotocharco en el Hazrat Imam de Tashkent
Fotocharco en Tashkent

Atravesamos el Chorsu bazar otra vez y tras un paseo por un barrio residencial y bastante decadente, empezamos a visualizar el complejo de Hazrat Imam. Primero el minarete, después las cúpulas… por último giramos a la gran plaza del complejo y allí nos quedamos de piedra. ¿En serio no habíamos ido antes? ¿En serio habíamos estado a punto de no ver esta maravilla?

Hazrat Imam edificio
Henar y Aitor en el complejo Hazrat Imam de Tashkent
Puerta al Hazrat Imam

Solo os diremos que el cansancio se desvaneció al instante (y las ganas de hacer pis, todo sea dicho, ya que llevábamos horas buscando un WC sin éxito). Tanto fue así que estuvimos más de 2 horas allí, paseando, haciendo fotos, viendo a los niños jugar con las cometas… aquel día todo estaba cerrado y no pudimos hacer visita al interior de los edificios pero aun así valió muchísimo la pena.

El complejo de Hazrat Imam, consta de 2 mezquitas (la mezquita Hazrat Imam y la mezquita Tila Sheikh), 1 mausoleo (el mausoleo de Kaffal Shashi) y 1 madraza hoy en día en uso (el Instituto islámico del iman al-Bukhari) donde se forman a futuros imanes.

Aitor y Henar el en Hazrat Imam
Perfecta simetria en Tashkent

Una de las mezquitas es hoy en día una biblioteca donde se guardan más de 3.000 libros y donde, supuestamente, está el Corán más antiguo del Mundo. Una pena no haber podido entrar a verlo.

Uzbekos en Hazrat Imam
Hazrat Imam edificio

Aitor me tiraba del brazo para irnos ya hacia el hotel. Llevábamos horas allí pero yo seguía clavada y con la boca abierta. Fue uno de los grandes momentos del viaje. El primer atardecer de nuestro viaje a Uzbekistan fue allí, viendo como el Sol teñía de dorado sus edificios y cúpulas. 

Un lugar precioso en Tashkent

Cuando el Sol se fue, nos fuimos a regañadientes hacia el hotel, otra vez caminando… y nos volvió a entrar el cansancio y el pis. ¡Hay que ver qué psicológicas son estas cosas! Tardamos como una hora en llegar al hotel. La verdad que podríamos haber cogido un taxi pero no sabíamos indicarle cómo llegar pero Aitor decía que sabría llegar andando. Costó mucho ese trozo final del día, con muchas horas a nuestras espaldas de patear la ciudad, pero aun encontramos alguna sorpresa por el camino: vimos unas cuantas bodas en unos restaurantes de una gran avenida por donde pasamos y los músicos de las bodas tocando en la calle con las típicas trompetas uzbekas. 

Trompetas de boda en Uzbekistan

El día había valido mucho la pena y el complejo Hazrat Imam había sido el colofón final de nuestro primer día en Uzbekistan. Un viaje que nos llenó muchísimo en todos los sentidos y ya tenemos la excusa perfecta para volver: tenemos que ver el que dicen que es el Corán más antiguo del Mundo.

Te recomendamos:

En Uzbekistan la sanidad no es precisamente de lo mejorcito así que, no te la juegues y contrata un seguro de viajes. Nosotros usamos siempre IATI. ¡Por ser nuestro lector tienes un 5% de descuento!

Iati seguros

Contratar seguro
Henar Sánchez
Escrito por Henar Sánchez el 17 Mayo 2015

Viajera, blogger y creadora de contenido. Cómete el Mundo son mis viajes en palabras y fotografías. Dejé mi trabajo de ingeniera de telecomunicaciones para dedicarme de lleno a mi pasión por los viajes y al marketing digital. Aquí te enseño a preparar viajes por libre de forma fácil a través de guías, consejos y anécdotas.

2
Comentarios

Un lugar fantástico <\br>A mi también me sorprendió e impresionó <\br>Imprescindible visitarlo<\br>Os felicito por vuestros relatos y comentarios es fantástico saber de personas así<\br>Y además me recordáis los nombres que a veces confundo uno con otro <\br>Un abrazo amigos viajeros <\br>Josefina

Josefina 20 de Mayo 2018

Gracias Josefina!! Que ilusión saber que lo has visitado y que te ha gustado :) Uzbekistan enamora y estamos deseando volver. Un abrazo viajero!

Cómete el Mundo 27 de Mayo 2018

En respuesta a por Josefina

Comentar
Tu correo se utiliza sólo para prevenir comentarios SPAM, no se utilizará para nada más.