Qué ver en Khiva

Quien viaje a Uzbekistan pensando en encontrar la ciudad de las “Mil y una noches”, no querrá marcharse de Khiva. Esta pequeña ciudad anclada en el tiempo fue para nosotros la mejor representación de lo que fue en su entonces la Ruta de la Seda. Hoy os explicamos qué ver y hacer en Khiva para disfrutar al máximo de este precioso lugar.


Llegamos a Khiva en avión desde Tashkent. El aeropuerto más cercano a Khiva es el de Urgench. Allí cogimos un taxi que nos dejó en la entrada de la Ichon Qala, la ciudad amurallada de Khiva. Todo lo que rodea Khiva es un inmenso desierto, no un desierto de dunas, sino un desierto llano y bastante feo. Las altas murallas de Khiva se nos presentaron desde el taxi como un espejismo. “Allí es”, le dije a Aitor.

 

Mapa del Ichon Qala en Khiva
 


Entramos en la Ichon Qala, ya a pie, y lo que vimos nos fascinó. El tiempo parecía que no hubiese pasado para Khiva. Estábamos en un laberinto de madrazas, mezquitas, minaretes y cúpulas. Aitor miró en el móvil cómo llegar a nuestro B&B y, después de una cálida bienvenida, salimos a descubrir la ciudad.

 

Paseando por las calles de Khiva
 


Khiva (se pronuncia Jiva) es una ciudad pequeña a modo de museo al aire libre. A mucha gente no le gusta ya que lo ven poco auténtico. A nosotros nos encantó. En muchos países subdesarrollados, el mantenimiento de lugares históricos no es una prioridad y nos da mucha pena. Hemos visto en muchos países cómo se caen los palacios, las mezquitas, las pagodas… sin que nadie haga nada. Obviamente, estos países tienen otros problemas más importantes pero entonces, al ver algo tan bien conservado como Khiva, no lo podemos criticar.

 

En Uzbekistan la sanidad pública no es precisamente de lo mejorcito así que no os la juguéis y contratad un seguro de viajes. Nosotros usamos siempre InterMundial y por ser nuestro lector tienes un 10% de descuento con el código INTERM10 a través de este link:

10% descuento seguro InterMundial


Lo primero que teníamos para empezar a descubrir Khiva,  era ir a comprar la entrada para poder acceder a la mayoría de lugares de interés. Para ello, nos dirigimos a la puerta Oeste de la muralla. El precio lo tienen indicado con un gran cartel y en este caso no hay regateo posible. La entrada general de los principales monumentos de Khiva nos costó 27.000 sums (recuerda que puedes consultar nuestra guía de precios de Uzbekistan en este post). Pasear por la Ichon Qala es gratuito pero para entrar a la mayoría de monumentos, te piden la entrada general. 

 

Puerta Oeste del Ichon Qala de Khiva
 


Bajo nuestro punto de vista, Khiva es bonita en todo su conjunto. La imagen que se tiene al subirse a un tejado y disfrutar de la belleza de esta ciudad de adobe es la que nos llevamos grabada de la ciudad. Durante nuestros dos días en Khiva, fuimos callejeando sin demasiado rumbo por sus calles y basta con alejarse un poco del centro más turístico para disfrutar también del día a día de sus habitantes. Durante el día Khiva recibe muchos turistas (turismo uzbeko sobre todo). Al atardecer, no queda nadie y es cuando más se disfruta la ciudad. 


Dicho esto, a continuación os indicamos qué ver en Khiva. Nuestros imprescindibles de la ciudad son los siguientes:


 

Kunya Ark


Es un palacio fortificado de 1686. Se dice que el Kunya Ark fue en su época una ciudad dentro de otra ciudad ya que tenía su propia muralla, mezquita, establos y oficinas. Poco se conserva de estas estancias del Khan aunque el mayor tesoro son las vistas desde lo alto del Kunya Ark. Ver aquí el atardecer es una delicia ya que se puede ver el Sol poniéndose mientras se disfruta de la mejor panorámica de la ciudad.

 

Minarete Islam Khoja visto desde el Kunya Ark
 

Vistas a la Madraza Muhammad Rahim Khan II desde el Kunya Ark
 

Vistas desde lo alto del Kunya Ark
 

 

Minarete Kalta Minor


De los 14 minaretes que se conservan en Khiva, este es sin duda el más espectacular. Sus azulejos verdes y turquesas visten el minarete haciendo que sea el protagonista de cualquier postal de la ciudad. Se trata de un minarete inacabado que tenía que haber sido el más grande de Asia Central y que Muhammed Amin Khan quería que se viese desde Bukhara. Desgraciadamente el Khan murió y la obra quedó inacabada.

 

Minarete inacabado Kalta Minor
 

Minarete Kalta Minor en Khiva
 

 

Madraza Mohammad Amin


Fue la madraza más grande de Khiva y actualmente es el hotel Orient Star. Hacia el 1851 acogió a 250 estudiantes. Era uno de los sitios más lujosos en los que se podía estudiar ya que los alumnos disponían de dos habitaciones con vistas a la ciudad.

 

Madraza Mohammad Amin en Khiva
 

Antigua madraza Mohammad Amin ahora un hotel
 

 

Minarete Islam Khoja


Este minarete de 60 metros de alto es realmente estrecho y claustrofóbico si queréis subir hasta arriba. Por un módico precio la señora que hay en la entrada os dejará subir aunque las vistas desde arriba no son demasiado buenas por tener una reja que tapa la vista. Cuidado porque las escaleras están en muy mal estado y no hay luz.

 

Minarete Islam Khoja
 

Parte superior minarete Islam Khoja
 

 

Madraza Muhammad Rahim Khan II


Construida en 1871 y restaurada en 1992. Dentro hay una exposición sobre la historia de Khiva a base de fotografías y algún traje y armaduras. 

 

Madraza Muhammad Rahim Khan II en Khiva
 

Mezquita Rakhim Khan
 

 

Madraza Allah Kuli Khan


Esta madraza de 1834 tenía 99 celdas de estudiantes. También era la biblioteca municipal de Khiva y fue construida gracias a Kuli Khan.

 

Madraza Allah Kuli Khan
 

 

Palacio Tash Khauli


Este palacio del 1830 tiene más de 160 habitaciones y se necesitaron más de 1.000 esclavos para su construcción. Lo mejor del palacio son sus techos de madera, obra maestra de los mejores artesanos del momento.

 

Patio del Palacio Tash Khauli
 

Estanacia del Palacio Tash Khauli en Khiva
 

Palacio Tash Khauli en Khiva techos
 

Techos de madera en el palacio Tash Khauli
 

 

Mezquita Juma o mezquita de los viernes


La mezquita Juma es la mezquita de los viernes y es la más antigua de Khiva, del siglo X. El patio de columnas de madera es la mayor obra de arte de la mezquita ya que no existen dos columnas iguales de las más de 200 que hay en el patio. Cuatro de las columnas que actualmente se ven son originales y las demás son reconstrucciones. Todas ellas preciosas, con diferentes dibujos tallados a mano, obra de grandes artesanos de la ciudad.

 

200 columnas diferentes en la mezquita de los viernes de Khiva
 

Columnas de madera en la Mezquita Juma
 

 


Recordad disfrutar de Khiva al ritmo lento de la Ichon Qala. Veréis que por la ciudad amurallada no circulan coches y es todo muy tranquilo. El mejor plan es recorrer la ciudad a vuestro ritmo, parando a tomar un buen té y subiendo a los tejados. La ciudad de las mil y una noches os espera y un pedacito de ella se quedará dentro de vosotros para siempre.

 

Apunte histórico sobre Khiva


En el siglo IX, Khiva tenía una población de 800.000 habitantes y era un lugar importante de intercambio económico y cultura de la Ruta de la Seda. Pero en 1220 Genghis Khan saqueó la ciudad y Khiva no se recuperaría del golpe hasta el siglo XIV. 

 

Murallas de Khiva
 


Durante siglos, en Khiva hubo uno de los mercados de esclavos más grandes del Mundo. Muchos de los esclavos eran rusos y esto originó muchas disputas entre Rusia y Khiva. Los esclavos rusos eran los mejores pagados y se dice que su precio era el equivalente a cuatro camellos o dos caballos fuertes. Rusia calculaba que había perdido 5.000 hombres en el comercio de esclavos y fueron varias las misiones para liberar esclavos rusos que fracasaron por los inviernos fríos del desierto uzbeko. Cuando los rusos finalmente llegaron, se quedaron y Uzbekistan pasó a ser territorio soviético. Khiva es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1990 y su arquitectura es una de las más espectaculares de Asia Central.

 

Pais o ciudad: