casas copenhague

15 consejos para viajar a Copenhague (y ser un viajero ejemplar)

Copenhague es una ciudad tranquila, acogedora y amable. Aquí es muy fácil sentirse a gusto y bien cuidado. El ambiente cálido de los restaurantes, las tiendas y de básicamente cualquier edificio hacen que nos relajemos casi al instante. Entonces, ¿por qué son tan necesarios estos consejos para viajar a Copenhague que te vamos a dar? Pues porque no estamos acostumbrados a la cultura nórdica y los niveles tan altos de civismo que tienen. Para que no metas la pata en alguna situación y te lleves alguna mirada inquisitiva, lo que te vamos a explicar te va a ser muy útil.

¿Preparado para conocer los trucos que te harán pasar por danés?

¡Empezamos!

1. Compara con tiempo los precios de los hoteles

Te lo vamos a decir claro y sin rodeos: Copenhague es una ciudad muy cara. Sobre todo, en cuanto a alojamiento y restaurantes. Nuestros básicos a la hora de escoger un hotel son los siguientes: habitación doble con baño privado, limpio, bien situado y que el personal sea amable. Teniendo esto en cuenta, la noche de hotel en Copenhague se te puede ir a los 300€ fácilmente si no buscas bien y reservas con tiempo. Nosotros estudiamos bien los hoteles y estuvimos alojados en el Scandic Kødbyen hotel. Este hotel está situado cerca del Tivoli y de la estación de tren de Copenhague. Las habitaciones son acogedoras y cómodas. El personal muy amable y siempre dispuesto a recomendar lugares a ver y restaurantes. Nosotros conseguimos un precio de 120€/noche que para ser Copenhague en un hotel de estas características está muy bien. Piensa que los hostels en habitaciones compartidas ya valen unos 50€/noche. Lo que te recomendamos es que reserves con tiempo el alojamiento porque es la mejor manera de encontrar buenos precios.

2. Busca un hotel en el centro para recorrer la ciudad a pie

El transporte público en Copenhague es caro (unos 3.30€ el trayecto) por lo que vale la pena alojarse en el centro de la ciudad y visitarla a pie. El centro de Copenhague es lo suficientemente pequeño para poder ir caminando a todos los sitios. Nuestro hotel estaba muy bien situado e incluso podíamos ir a descansar un rato al hotel que siempre se agradece.

3. Respeta la prioridad de las bicicletas

En Copenhague las bicicletas son sagradas y tienen prioridad. En esta ciudad hay más bicicletas que personas y es el medio de transporte por excelencia. A la hora de entrada y salida del trabajo, las carreteras son una marea de bicis y van muy rápido. Pobre de ti que hagas parar a una bicicleta porque quieres pasar… Se enfadarán. Los semáforos, además, están sincronizados para las bicicletas y no para los coches o personas. Mentalízate antes de viajar a Copenhague que aquí todo está pensado para las bicis.

También es habitual ver a varios niños en la bicicleta con sus padres para ir al colegio. O ver a gente con bolsas de compra y yendo en bicicleta. Aquí pueden hacer todos los recados en bici porque las dejan en la calle sin atar y a nadie se le ocurre tocar lo ajeno.

Viajar a Copenhague bicicletas

4. Visita alguno de los castillos de Copenhague

En el centro de Copenhague hay varios palacios y castillos que merecen una visita. Son el castillo Rosenborg, el palacio Christianborg y el palacio de Amalienborg. Te sorprenderá ver tantos castillos y palacios juntos en el centro de Copenhague, pero es que la ciudad es muy monumental. El más bonito de todos es el castillo de Rosenborg.

Además, en las afueras de Copenhague, dirección norte, se sitúan los castillos de Frederiksborg, Kronborg y Fredensborg. Para visitar estos castillos de las afueras (el más lejano está a unos 45 minutos de Copenhague) te recomendamos comprar la Copenhaguen Card que te explicamos a continuación.

Viajar a Copenhague Palacio de Christiansborg

5. Compra la Copenhaguen Card si quieres visitar monumentos

La Copenhaguen Card es la tarjeta turística de 24, 48, 72 o 120h. Incluye 79 atracciones turísticas y transporte público ilimitado. Las entradas y el transporte público son muy caros por lo que con esta tarjeta ahorrarás dinero. Además, también está incluido el trayecto en transporte público hacia y hasta el aeropuerto.

Sobre todo, te recomendamos esta tarjeta si quieres visitar alguno de los castillos por dentro ya que te incluye la entrada del castillo Frederiksborg, el castillo Rosenborg, el castillo Kronborg, el palacio Christianborg y el palacio Amalienborg. A parte de los jardines Tívoli, la catedral, la Torre Redonda y un paseo en barco por los canales entre otros.

6. ¿Cuál es la mejor época para viajar a Copenhague?

La mejor época para visitar Copenhague es el verano. De junio a agosto las temperaturas alcanzan los 22 grados de máxima, es cuando luce más el sol y puedes disfrutar más de la vida exterior. Sin embargo, es cuando más turistas hay en la ciudad. Esto no es un problema en Copenhague ya que no es una ciudad que esté abarrotada de turistas como para que no disfrutes de los lugares. Sólo tendrás que tener en cuenta que los precios de los vuelos y los alojamientos serán más caros.

En invierno hace bastante frío en Copenhague. Las temperaturas suelen rondan los 0 grados y la nieve está a la orden del día. Si te abrigas con ropa térmica adecuada no será un problema visitar la ciudad. En estos meses los precios de los viajes bajan y es cuando puedes encontrar buenas ofertas.

En cualquier época del año, no puede faltar en la maleta una chaqueta y el paraguas.

Casas colores Copenhague

7. Descálzate cuando ellos lo hagan

Copenhague es un país nórdico. En los países nórdicos tienen la costumbre de quitarse los zapatos cuando entran a las casas y, muchas veces, en bibliotecas, oficinas etc. Si al entrar en algún sitio ves que hay un montón de zapatos en la entrada, te tocará quitarte los tuyos. La cultura nórdica es muy diferente a la nuestra así que uno de los consejos para viajar a Copenhague que te damos es que imites la conducta de la gente local.

8. Planifica bien los días de viaje

Como en todo viaje, una buena planificación antes de viajar a Copenhague hará que no pierdas el tiempo innecesariamente:

  • Apunta los lugares que ver en Copenhague y decide de antemano cuáles te gustaría visitar.
  • Ten en cuenta los horarios de apertura de los principales monumentos.
  • Busca un hotel céntrico y echa el ojo a los restaurantes cercanos para cenar.
  • Decide si comprarás la Copenhaguen Card para tener las entradas a los monumentos y el transporte público incluido en el viaje.
  • No te confíes con el tiempo y lleva ropa de abrigo. Como se gire el tiempo, en Copenhague puede hacer mucho frío.
Viajar a Copenhague Ayuntamiento

9. Saca dinero sin comisiones en Copenhague

La moneda de Copenhague es la corona danesa. En Copenhague se puede pagar todo con tarjeta de crédito, pero si te gusta (como a nosotros) tener algo de efectivo, lo mejor es que saques dinero directamente en un cajero de la ciudad con la tarjeta BNEXT que no cobra comisiones. Nosotros la usamos siempre en nuestros viajes y estamos muy contentos ya que el cambio que nos da el banco es el cambio oficial de VISA y sin comisiones. Desde que existe esta tarjeta, las casas de cambio han quedado obsoletas.

10. Intégrate en la vida cotidiana danesa

Los daneses son gente muy familiar y están acostumbrados a la vida en interiores. Los inviernos son fríos y les gustan los espacios cálidos. Una de las formas más sencillas de ver cómo se relacionan es ir a la Biblioteca Real Danesa. Está abierta al público y es muy diferente a las bibliotecas que estamos acostumbrados en España. Obviamente, hay un espacio para los libros y las mesas, pero también hay salas para tocar instrumentos, jugar a videojuegos, hacer reuniones, descansar en sofás, tomarse algo… Está pensado para ser un espacio acogedor donde puedas pasar un día entero de invierno. Nosotros pasamos un rato aquí entre la gente local y la verdad es que nos gustó la experiencia.

Sirenita Copenhague

11. Mentalízate: los restaurantes son muy caros

Cuando decimos que los restaurantes en Copenhague son caros, es que pueden ser MUY caros. Ves mentalizado de que, si te sientas para comer, pagarás mucho más que en España. Por un café puedes pagar unos 5€ en el centro. Como en todos los sitios, si sabes buscar bien, hay excepciones. Es por eso que te recomendamos que antes de viajar a Copenhague te apuntes los nombres de estos restaurantes que son bastante baratos: Samos (buffet de comida griega por 7€), pizzería la Fiorita (pizzas por 7€), Dale Valle (buffet por 15€) y SimpleRAW (unos 20€ por persona a la carta).

Si vas a estar varios días y ya has agotado estas opciones, quizá te apetezca comprar algún bocadillo en un supermercado o panadería y comértelo en la habitación del hotel. Nosotros siempre hay algún día del viaje que estamos tan cansados que no nos apetece salir a cenar fuera y compramos algo para comer en la habitación.

12. Acostúmbrate a los horarios de Copenhague

En Copenhague se come aproximadamente de 12 a 14h y se cena de 18 a 21h. Sobre todo, vigila el horario de la cena ya que a las 21h los restaurantes suelen cerrar.

Los horarios de los supermercados también son diferentes ya que a las 18h cierran la mayoría. Tenlo en cuenta por si has de comprar agua o cualquier alimento. Puede que en el centro encuentres algún Lidl que abra hasta las 20.30h, pero no es lo habitual.

13. Cambia el chip: viajar a Copenhague es completamente seguro

Vas a viajar a uno de los países más seguros del Mundo y aquí no tienen las preocupaciones que tenemos en España. La gente deja las bicis sin atar en las calles y los cochecitos de los bebés en las aceras si dentro del restaurante no hay espacio. A nosotros nos sorprende mucho ver actos como una persona que está comiendo en un buffet que se levanta a por comida y deja el bolso sólo en la mesa. Realmente, nos da pena que nos sorprenda porque eso quiere decir que tenemos muy interiorizado que te pueden robar en cualquier momento. Allí a nadie se le ocurre tocar lo ajeno y, gracias a eso, viven con total tranquilidad. ¡Ojalá aquí fuera igual!

14. Imprégnate del hygge de la ciudad

Copenhague es una ciudad hygge. ¿Y qué significa hygge? Es un concepto danés para describir la calidez de las casas, el ambiente acogedor, el estar en familia, con luces tenues, todo ordenado y (si puede ser) con olor a repostería recién horneada. Es decir, el concepto de hogar feliz nórdico que todos tenemos en la cabeza.

En Copenhague se intenta que todo sea hygge para que la gente fluya. Verás este estilo de vida en restaurantes, edificios públicos, casas etc. A nosotros nos encanta el ambiente hygge, ¿y a ti?

Viajar a Copenhague Bolsa de valores

15. Tenlo claro: el civismo es lo primero

El mejor consejo que te podemos dar para viajar a Copenhague es que en todo momento seas consciente de los niveles de civismo que hay en la ciudad. Los daneses son gente amable y esperan que seamos igual de cívicos que ellos. No pases los semáforos en rojo, respeta la prioridad de las bicis, haz cola pacientemente, da las gracias siempre y, en definitiva, imita el comportamiento público que ellos tienen.

 

Esperamos que estos trucos para viajar a Copenhague te ayuden para integrarte en la cultura danesa y para planificar este viaje tan especial. Cualquier duda que tengas, déjanos un comentario y te echamos una mano.

Henar Sánchez
Escrito por Henar Sánchez el 3 Enero 2021

Viajera, blogger y creadora de contenido. Cómete el Mundo son mis viajes en palabras y fotografías. Dejé mi trabajo de ingeniera de telecomunicaciones para dedicarme de lleno a mi pasión por los viajes y al marketing digital. Aquí te enseño a preparar viajes por libre de forma fácil a través de guías, consejos y anécdotas.

0
Comentarios

Déjanos tu comentario

Tu correo se utiliza sólo para prevenir comentarios SPAM, no se utilizará para nada más.