Torre del Alcázar de Córdoba

Visita al Alcázar de los Reyes Cristianos (Córdoba)

El Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba es un complejo defensivo que se usó durante años como residencia real. Es uno de los monumentos más importantes de Córdoba con influencias romanas, visigodas, árabes y cristianas. Los Reyes Católicos vivieron aquí durante 8 años mientras preparaban la reconquista del Reino de Granada.

¿Necesitas información sobre cómo visitar el Alcázar de los Reyes Cristianos? Te lo voy a explicar todo. Desde los datos prácticos de horarios, precios y entradas hasta mi experiencia visitándolo por dentro.

¡Empezamos!

Horario del Alcázar de los Reyes Cristianos

Antes de nada, vamos con la información práctica. Este es el horario del Alcázar de los Reyes Cristianos:

  • Lunes: cerrado
  • De martes a viernes: 8.15-14.45h
  • Sábados: 9.30-18h
  • Domingos y festivos:  8.15-14.45h

Comprar entradas del Alcázar de los Reyes Cristianos

Las entradas para visitar el Alcázar de los Reyes Cristianos las puedes comprar en taquilla si haces la visita por libre. La visita guiada se compra online.

Nota: con la pandemia de la COVID, si quieres visitar el Alcázar por libre has de apuntarte en la web del Ayuntamiento de Córdoba.

El precio de las entradas es este:

  • Adulto: 5€
  • Estudiantes menores de 26 años: 2.5€
  • Niños hasta 13 años: gratis
  • Visita guiada: ver precio actualizado

La visita guiada tiene una duración de 1h y vas con un guía oficial especializado en historia y arte de Córdoba. Incluye la visita al palacio y los jardines del Alcázar.

Breve historia del Alcázar de Córdoba

El origen del Alcázar de Córdoba es romano, aunque la fortificación y el palacio tal y como lo vemos hoy en día es de la época de la invasión musulmana.

Se sabe que, en el periodo romano, el Alcázar se usó como residencia de los políticos importantes de la ciudad y como aduana.

Cuando los musulmanes llegan a Córdoba, es cuando se transforma el Alcázar de Córdoba con jardines, patios y estancias palaciegas. Abderraman I y sus sucesores adaptan la fortificación según los cánones musulmanes y residen allí durante años. Sin embargo, cuando Abderraman III crea la Medina Azahara como sede del califato, el Alcázar entra en decadencia.

Con la reconquista cristiana, en el 1236 Fernando III se apodera del Alcázar y empieza a reconstruirlo para convertirlo en residencia real. Desde entonces, diferentes familias reales han vivido en el palacio fortificado del Alcázar de los Reyes Cristianos. Los más conocidos fueron los Reyes Católicos que se asentaron en el Alcázar mientras planeaban la reconquista de Granada. Una de las visitas más esperadas en aquellos tiempos fue la de Cristóbal Colón, que se reunió en el Alcázar de Córdoba para pedir permiso a los Reyes Católicos para hacer su primer viaje a América.

Cuando los Reyes Católicos dejaron el Alcázar, lo cedieron a la Inquisición y también funcionó como cárcel. Desde la Segunda República, está considerado monumento histórico de España.

Que ver en el Alcázar de los Reyes Cristianos, nuestra experiencia

Cuando entras al Alcázar de los Reyes Cristianos, lo primero que te encuentras es una escultura de Alfonso X el Sabio.

El Alcázar de Córdoba es de planta cuadrada y antiguamente tenía 4 torres: la del Homenaje, la de los Leones, la de la Inquisición y la de las Palomas. En la actualidad sólo se conserva la Torre de los Leones y la Torre del Homenaje.

Estatua Alfonso X el Sabio Alcázar de Córdoba

Empieza tu visita subiendo a estas dos torres, desde donde tendrás unas preciosas vistas a los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos, los patios, las caballerizas reales y de la ciudad de Córdoba. Podrás ver incluso la Mezquita Catedral de Córdoba y el Puente Romano desde aquí.

Desde la Torre del Homenaje se accede al interior del Alcázar. Su interior no tiene una gran decoración, pero se conservan muebles de la época y las cúpulas góticas de piedra.

De entre todas las salas, la más interesante es el Salón de los Mosaicos, donde se exponen los mosaicos romanos que se encontraron en las excavaciones de la Plaza de la Corredera. Es un buen momento para descansar en las sillas de la sala y ver los preciosos mosaicos que están en muy buen estado de conservación. En la misma sala hay un sarcófago romano.

También podrás visitar los baños árabes conocidos como los Baños Reales Mudéjares. El agua caliente venía de la caldera de la Torre del Homenaje. Los baños los mandó construir el Rey Alfonso que los prohibió en toda España, pero a él no le aplicaba la norma.

Lo que más nos gustó de la visita al Alcázar de los Reyes Cristianos fue el Patio Mudéjar y los jardines del palacio. En estos jardines con grandes árboles, flores relucientes, majestuosas fuentes y el agua de los canales se forma un espacio íntimo por el que pasear. Nuestra recomendación es que te tomes tiempo para disfrutar de la tranquilidad de los jardines del Alcázar. Como la visita guiada finaliza aquí, puedes quedarte más tiempo si quieres para descansar.

patio morisco Alcázar de Córdoba

Estoy segura de que la visita al Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba te va a encantar y que será uno de los monumentos que más te gustarán de la ciudad. Cómo recomendación final, me gustaría decirte que es importante que reserves un hotel cerca del Alcázar y de la Mezquita porque es la mejor ubicación para moverte a pie por la ciudad. Nosotros estuvimos alojados en este y la experiencia fue fabulosa. Un hotel cómodo, impecable y con una atención de 10. Cualquier duda que tengas sobre Córdoba, déjame un comentario abajo o escríbeme a través del chat de COMEMUNDO y te contestaré encantada.

Henar Sánchez
Escrito por Henar Sánchez

Viajera, blogger y creadora de contenido. Cómete el Mundo son mis viajes en palabras y fotografías. Dejé mi trabajo de ingeniera de telecomunicaciones para dedicarme de lleno a mi pasión por los viajes y al marketing digital. Aquí te enseño a preparar viajes por libre de forma fácil a través de guías, consejos y anécdotas.

0
Comentarios

Déjanos tu comentario

Tu correo se utiliza sólo para prevenir comentarios SPAM, no se utilizará para nada más.